Miscelánea

article title

El Código Stoner: el dilema de volver

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

“Y volver. Qué bonito es volver, ver las huellas que dejaste un día en la senda, y pisarlas otra vez”, dice la canción. Volver, esa decisión que es capaz de hacer cambiar la vida de una persona. Volver, ese quebradero de cabeza. Volver, ese paso tan hermoso y tan difícil de dar. Porque volver a algún sitio o retomar una tarea siempre es algo complicado. Pero, en el tema que nos ocupa hoy, podríamos decir que adquiere un grado más de enredo.

La Cronología

Remontémonos al comienzo de todo. Año 2012. Rueda de prensa oficial del Gran Premio de Francia. Casey Stoner, nuestro protagonista del artículo, anunció que dejaba el Mundial de MotoGP. Sus razones, el desencantamiento con el circo en el que, según él, se convirtió el Campeonato, la desilusión, marcada con frases como “hay mucha gente deshonesta en este paddock, no es limpio y por eso no me divierto” y la necesidad de retomar una vida normal al lado de su familia, y de centrarse más en vivir. Todo este tsunami de sentimientos provocó que aquel australiano que tanto había disfrutado, y había hecho disfrutar a los aficionados sobre la moto, se marchase, aparentemente, para siempre.

Casey Stoner family - Sphera SportsPero un piloto nunca deja de ser piloto. Al año siguiente, Stoner se cambió a los coches en su tierra, pilotando en el Campeonato Australiano de Turismos, los V8 Supercars. Pero eso no fue suficiente. En 2013, el 27 pasó a ser piloto de pruebas de Honda, una manera de seguir enganchado a la rutina de las motos, pero de una forma más relajada. Allí estuvo hasta 2015.

Y ahora llega el presente. Desde este año, Casey Stoner cambió de marca y volvió a Ducati, una fábrica especial para él. Su rango: embajador, y piloto de pruebas. Por tanto, su función no es, teóricamente, otra que la de representar a la marca y ayudar a desarrollar la moto sobre la que este año se montan Andrea Iannone y Andrea Dovizioso, y en la que el año que viene desembarcará el vigente campeón del Mundo, Jorge Lorenzo.

De esta manera, Casey Stoner sigue ligado de alguna manera al deporte al que siempre estuvo unido, el motociclismo, y, además, sintiéndose bien con la fábrica para la que trabaja, algo que le faltó en Honda y que en gran medida motivó su salida de la marca japonesa, por hechos como la negativa a sustituir a Dani Pedrosa durante el tiempo en el que el piloto español se recuperaba de su operación para eliminar el síndrome compartimental que sufría.

Casey Stoner Honda MotoGP - Sphera Sports

Tras su llegada a Ducati, se escucharon rumores, como de costumbre, que apuntaban a una posible disputa del piloto ‘aussie’ de algunos Grandes Premios en condición de wild card, siendo las carreras de Mugello y Philipp Island las más probables para que esto sucediese. Pero, en los últimos días, ha sido Austria la que ha cobrado fuerza como la sede de un probable regreso de Stoner. Pero, ¿qué ha motivado que Stoner vuelva a salir al panorama por una posible vuelta?

Las claves del dilema: volver o no volver

Y es aquí donde aparecen las claves por las que la esperada vuelta a los circuitos de Stoner pueda producirse, cumpliendo así los sueños de muchos aficionados que esperan, entre los que un servidor se incluye.

En primer lugar, hay que remarcar la información transmitida por Ducati antes de comenzar los test que han tenido lugar estos días en el Red Bull Ring, que tenían como objetivo que los pilotos conocieran mejor el trazado antes de disputarse el Gran Premio, fuentes de la marca italiana confirmaron que sería tras este test cuando Stoner decidirá si vuelve a correr en la categoría reina. Así, desde el equipo dejan abierta una puerta a la duda, a la disyuntiva, a la elección entre seguir como hasta ahora o dar el paso de probarse.

Y es que estos test son más importantes de lo que podría parecer en un principio. Además de para conocer el circuito, son una buena manera de comprobar el estado actual de Casey. Y hay que decir que, tanto para Ducati como para Stoner, estas pruebas han sido realmente satisfactorias. El martes, 8 de las 9 motos que la marca italiana puso en pista se metieron en el Top 10, acabando Stoner en la cuarta posición. Mientras, hoy, Ducati ha perdido algo de fuelle, aunque las 4 motos más rápidas del día siguen siendo italianas. Stoner ha mejorado con respecto a ayer, tercero, pero en ambos días se ha encontrado a 6 décimas de los líderes, Dovizioso y Iannone, respectivamente, aunque hoy podría haber terminado con el tiempo más rápido, pero una caída le sorprendió en su intento de vuelta rápida.

Casey Stoner MotoGP test Austria 2016 - Sphera Sports

 

Pese a la notable baja de Honda en Austria, se podría decir que Stoner está por delante de los favoritos: Rossi, Lorenzo, Viñales… Y, aunque el circuito sea evidentemente bueno para la Ducati, Stoner también ha puesto de su propia cosecha para estar ahí, ya que, en pocas vueltas, pudo rodar en los tiempos más rápidos sin mucha complicación, con una unidad sin apéndices aerodinámicos, algo a lo que Ducati debe comenzar a acostumbrarse, de cara a la próxima temporada. Todos estos datos vienen a indicar que Stoner sigue siendo competitivo encima de una moto. Aquel fantástico que antes de retirarse con su familia y la pesca como nuevo ‘hobby’ se llevó del Mundial dos títulos sigue teniendo ese genio, esa manera de pilotar, sigue siendo aquel.

Otra clave que lleva a pensar que Stoner puede estar preparando su vuelta al campeonato más prestigioso del mundo del motociclismo es precisamente esa característica: el prestigio. Desde su retirada de MotoGP, Casey ha sido probador de motos, e incluso ha vuelto a competir sobre las dos ruedas, en las 8 horas de Suzuka, aunque volvió de Japón con una lesión a causa de una caída. Aquí, se presenta una duda para este articulista: ¿Y si Stoner necesita MotoGP?

Decía una vez Josep Lluís Merlos, reputado periodista especializado en el mundo del motor, y actual narrador del Mundial de F1 en Movistar+, que “el Mundial de MotoGP es una trituradora mediática, un ciclón que arrasa con todo aquello que quiere vivir con él”. Pues bien, esta frase podría aplicarse de alguna forma al dilema Stoner. Ni más ni menos, porque no hay nada como MotoGP. Pese al auge de campeonatos como WSBK, MotoAmerica o el Mundial de Resistencia, la realidad a día de hoy es que MotoGP sigue siendo incomparable a cualquier otro campeonato, en muchísimos aspectos. El australiano ha probado otros sabores, pero el de MotoGP es especial. Puede que Stoner se haya dado cuenta de que no puede vivir sin el campeonato.

Casey Stoner test DucatiAquí, y para terminar, se presenta la base del dilema Stoner, de este Código tan difícil de resolver: el enfrentamiento entre el amor y el odio. Por una parte, aparece la cara. Competitivamente, como ya se ha mencionado, nada es igual de MotoGP. Pese a todos los cambios, el campeonato mantiene algo de la esencia que a todos, algún día, nos enamoró de este deporte. Pero, por otro lado, aparece la cruz. Las causas por las que Stoner se fue siguen siendo fuertes: el circo, el desencantamiento, la falta de honestidad, etcétera.

Esta es la difícil elección a la que Stoner debe hacer frente en los próximos días, tal vez no para correr en Austria, lo cual parece improbable, ante sus quejas por la falta de seguridad del trazado, pero sí para reaparecer en el mejor escenario posible para ello: Phillip Island. Tanto para mí, como, estoy seguro, para los lectores de este artículo, es difícil decantarse por una opción. Y ahora es el momento de que Stoner lo haga. Realmente, es casi imposible preveer por donde saldrá el australiano, como de costumbre. Pero la respuesta llegará. Hasta entonces, sigamos adelante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados