Brasil

article title

El Clásico del Pueblo en Maracaná

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En apenas 34 horas, desde que comenzó la venta, los fanáticos compraron ya 50.000 ingresos para el “Clásico del Pueblo” entre Flamengo y Corinthians, que se disputará el domingo y significará la reapertura del estadio Maracaná tras los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016.

El partido entre el “Fla”, considerado el equipo más popular de Río de Janeiro, y el Corinthians, que se precia de lo mismo en Sao Paulo, es de vital importancia para el campeonato brasileño, porque el conjunto carioca está peleando por ser campeón y el paulista, por entrar a la Copa Libertadores del próximo año.

Pero, además, el juego de la fecha 32 del torneo despierta una enorme expectativa en Brasil porque se jugará en el mítico estadio Maracaná, que, debido a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, apenas fue utilizado dos veces en el año para albergar partidos de fútbol local.

El domingo, así, Flamengo hará de local en su cancha por primera vez en todo el torneo, tras meses de andar peregrinando de un estadio a otro debido al arrendamiento del Maracaná por el Comité Organizador de Río 2016.

Paradójicamente, pese a ello, éste es el mejor torneo del conjunto carioca desde 2009, cuando fue campeón. En las últimas cuatro temporadas, Flamengo no pasó siquiera del décimo puesto en las posiciones, y ahora, pese a no poder hacer de local en su cancha, marcha segundo, a siete puntos del líder Palmeiras (y con un triunfo ante Fluminense pendiente de validación) con sólo siete fechas por jugarse.

Flamengo vs Corinthians en Maracaná | Getty

Flamengo vs Corinthians en Maracaná | Getty

Desde que comenzó el torneo, “Fla” hizo de local en las ciudades de Volta Redonda, Brasilia, Natal, Cariacica y los últimos dos partidos de local, en el Pacaembú, estadio que solía utilizar el Corinthians, a quien los torcedores cariocas rebautizaron como “Flacaembú”.

Luego de los Juegos, el Maracaná no quedó en buen estado. Y si bien los estragos en el césped del famoso estadio de fútbol eran previsibles, su puesta a punto derivó en las últimas semanas en un tira y afloja sobre si convenía o no abrir el coloso para el clásico.

De hecho, incluso hasta el lunes pasado se dudaba sobre si el Maracaná estaría en condiciones de recibir el partido. Al inicio de la semana, si bien el césped ya estaba colocado, todavía faltaban sillas en las tribunas y había varios restos de material usado en Río 2016 desperdigados por el recinto.

La situación del Maracaná había generado preocupación en las semanas anteriores, cuando unas imágenes que mostraban un inmenso agujero de varios metros en el medio de la cancha hicieron saltar las alarmas.

El “cráter”, como lo calificaron algunos medios brasileños, fue cavado para colocar un robot que formó parte de la ceremonia de apertura de los Paralímpicos el 7 de septiembre. En total, en el Maracaná se celebraron cuatro galas olímpicas en los dos últimos meses, dos de apertura y dos de clausura.

Los organizadores de los primeros Juegos sudamericanos tuvieron varios problemas de financiación debido a la crisis económica brasileña, y necesitaron incluso ayudas del estado de Río y del Gobierno central, por 800 millones de dólares para los Juegos Olímpicos y otros 78 millones para los Paralímpicos, para llevar a cabo los eventos.

El Estadio Jornalista Mario Filho, más conocido como Maracaná, es uno de los recintos deportivos más famosos del mundo. Con capacidad actual para 78.000 personas, luego de haber albergado casi 200.000 en la final del Mundial de 1950, en su césped se disputó además la final del Mundial de 2014.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados