Miscelánea

article title

El City proclama aquello del "home sweet home"

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Esteban GÓMEZ – Ser anfitrión en muchos casos supone ventajas, o quizás menos desventajas que ser invitado. Hacer visitas impone por decreto adecuarse a otro medio, a otras condiciones que, por muy agradables y satisfactorias que sean, jamás serán equiparables a la del propio hogar. "Hogar, dulce hogar" afirma el conocido dicho popular, y no puede tener más razón.

El calor doméstico provoca satisfacción y comodidad para el anfitrión y, en muchos casos, esa sensación de, pese a que se pueda estar a gusto en un determinado lugar, poca confianza para el visitante. En el fútbol, evidentemente, también ocurre. El factor local puede influir, en mayor o menor medida, al rendimiento de un equipo. El calor de la afición, conocer más a fondo un campo o saber que estás más cerca de casa hace que en la mayoría de las ocasiones los equipos consigan mejores resultados jugando en su estadio que a domicilio.

Un claro, y rotundo, ejemplo es el Manchester City esta temporada en Premier League. El conjunto dirigido por Manuel Pellegrini está consiguiendo una acentuada diferencia en sus respectivos partidos en el Etihad Stadium y como visitante. Datos totalmente antagónicos, que evidentemente están privando (por el momento) de tener más puntos en el campeonato doméstico inglés.

Las diferencias son rotundas. Los Citizens en casa son autoritarios, sin errores, absolutamente imbatibles. Suman sus 7 partidos disputados en Manchester por 7 victorias. Es decir, pleno de victorias, imbatibles, con cifras goleadoras que dan miedo escénico, con 29 goles a favor (media de más de 4 goles por partido) y tan sólo 2 en contra. Ovación cerrada por ello.

Sin embargo, cuando sus encuentros son a domicilio, cuando deben jugar en estadios ajenos, donde su papel pasa a ser el visitante, sus cifras caen preocupantemente en picado. La potencia local deja paso a un equipo accesible, con defectos, y en el campeonato inglés están sufriendo realmente este hándicap, ya que les está privando de estar más arriba en la tabla clasificatoria.

La dupla formada por Negredo-Agüero, sin duda, se ha convertido en una de las más fuertes y notables del viejo continente, y evidentemente su rendimiento en casa es firme, sólido, sumando goles casi a pares, pero no parece ser suficiente cuando deben pisar terreno ajeno.

Si sólo se tuviesen en cuenta los encuentros a domicilio los Citizens serían decimoquintos en la tabla clasificatoria, casi antagónico a la primera plaza que tendrían si se tuviesen en cuenta los partidos como locales. Es decir, como visitante el Manchester City ha disputado 6 partidos, de los cuáles solamente han ganado 1, con 8 goles a favor y 10 en contra. Cifras nada insuperables, marcadores muy ajustados en contra, que en cambio no les permiten, por ejemplo, asaltar el liderato.

Las visitas no son agradables para los de Pellegrini esta temporada en Premier League, pero con más de 6 meses por delante de competición, todavía existe margen de mejora, existe tiempo suficiente para bajar el listón en casa (si es necesario) e implantar un poco más de concentración a domicilio. Los partidos fuera de casa se han convertido en el gran hándicap del Manchester City, y mejorar ese aspecto es el gran objetivo a medio plazo, para así aspirar realmente al título inglés.

Cara y cruz. Día y noche. Leones y corderos. Así es este equipo que arrasa como local y se convierte en débil a domicilio. Un Manchester City que recibió un duro golpe la pasada campaña frente al Manchester United, que se reforzó notablemente en Verano y que lucha, pelea, por aspirar realmente al título liguero en Inglaterra.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados