Fútbol inglés

article title

El cisne galés que dejó de hablar español y sigue enamorando

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN – El Swansea ha sido uno de los clubes que militan en el fútbol inglés que más titulares se ha llevado durante las dos últimas temporadas, tanto a nivel doméstico británico como a nivel continental. Y tras las primeras 3 jornadas de la Premier League 2014-15 son, junto al Chelsea, los únicos que suman sus partidos por victorias.

Los Cisnes del Liberty Stadium brillaron hace ya dos temporadas, cuando el equipo dirigido desde la banda por el danés Michael Laudrup conseguía alzarse en Wembley con la Capital One Cup 2012-13. Aquel equipo enamoró a muchos, a conocidos y extraños, y se convirtió en cierta medida en un conjunto romántico. Su logro no quedó ahí, puesto que aquel título les brindaba de forma autómatica la oportunidad de disputar la siguiente edición de la Europa League. Habían hecho historia.

Si ya de por sí el Swansea contaba con una peculiar y romántica historia, al ser un equipo galés peleando dentro de la Premier League (consiguiendo una épica remontada de categorías en un periodo corto de tiempo), todavía lo era más cuando ese equipo 'extranjero' conseguía ganar títulos en territorio 'comanche'.

Una característica destacaba por encima del resto. El equipo galés contaba con una mini-colonia de futbolistas españoles, con Rangel, Chico Flores, Pablo Hernández y Michu en sus filas, más otros como De Guzman o el técnico Laudrup que habían militado en la Liga BBVA. La nota fue a más, cuando en la temporada siguiente, los Cisnes pasaron de cuatro a ocho, duplicando, con los fichajes de Jordi Amat, Álvaro Vázquez, Pozuelo y Cañas. Ahora sí, el vestuario tenía un notable acento español.

El tirón mediático iba a más. El Swansea disputaba la pasada temporada la Europa League, enfrentándose incluso al Valencia en la Fase de Grupos, y sus encuentros dejaron claro que el fútbol español tenía en cierta medida otro representante a nivel continental. Tal fue así que, desde España, se seguía de cerca todo lo que hiciera ese romántico equipo galés que jugaba en Inglaterra y que tenía ocho españoles. Casi novela romántica, pero sin amor carnal.

Sin embargo, el cisne pierde el acento que ha acostumbrado durante los últimos años. En el pasado mercado de fichajes, el Swansea ha visto como de sus ocho jugadores españoles seis (Michu al Napoli, Chico Flores al Lekhwiya qatarí, Pablo Hernández al Al-Arabi qatarí, Pozuelo al Rayo Vallecano, Cañas al Espanyol y Álvaro Vázquez volvía cedido al Getafe) han puesto rumbo a otros países, dejando el equipo, reduciendo la representación hispánica a tan sólo dos.

Sólo Ángel Rangel (toda una institución del club, ya que llegó en el año 2007) y Jordi Amat siguen en el equipo del Liberty Stadium, dejando de lado ese romanticismo que, evidentemente, llamó la atención desde España en los últimos dos años.

Sin embargo, y es lo que importa ahora mismo en la tranquila Swansea, el equipo ha comenzado de forma brillante la temporada 2014-15. El equipo dirigido por Monk suma sus tres primeras jornadas de Premier League por victorias, con seis goles a favor y sólo uno en contra, y se ha convertido en la gran sensación del inicio de campaña. Por si fuera poco, Nathan Dyer se encuentra en el segundo puesto de la tabla de goleadores, con tres goles en tres partidos, sólo superado por Diego Costa, que suma cuatro tantos.

A priori, parece que el cambio de acento no afecta al equipo. Muchas bajas, algunas de ellas clave como la de Michu, parece no influir negativamente, por el momento, a un equipo que peleará por la permanencia una campaña más, y a partir de ahí, todo llegará.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados