Fútbol alemán

article title

El Borussia Dortmund más ambivalente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tras deslumbrar por toda Europa la pasada campaña, Peter Bosz afronta un gran reto; nada más y nada menos que competirle el título ligero al Bayern Múnich y rememorar la actuación en 2012 de Jürgen Klopp, donde consiguió arrebatar la Bundesliga a los bávaros. La llegada de Bosz al banquillo dortmunder ha significado la ruptura de una situación típica y cotidiana establecida en estos últimos años. Tras 7 jornadas, el Borussia Dortmund se sitúa líder en solitario con 19 puntos, 5 más que el segundo clasificado. Dejando así unas cifras de escándalo, habiendo concedido únicamente 2 goles.

Discípulo de Johan Cruyff, el entrenador neerlandés apuesta por un juego donde la piedra magma sea el balón, es decir, un juego elaborado, ofensivo y sobretodo protagonista durante los 90 minutos. Con el objetivo de dominar el juego de posición a la perfección. Y de ahí hacer de su juego un todo, donde ataque y defensa sean dos elementos homogéneos. “El Barcelona tiene la regla de los tres segundos. No somos la del Barcelona, así que puse la de los segundos”, afirmó sobre la presión post-pérdida.

Una de las claves del buen papel desarrollado en liga es su plantilla. El conjunto de Dortmund posee una de las plantillas más prometedoras y amplias de la Bundesliga e incluso me atrevería a decir, que de Europa. Jugadores jóvenes y versátiles.

En la portería dos porteros de diferente perfil, Weidenfeller el más experimentado y Burki actual titular. Una línea defensiva (LI) donde ha incorporado a una de las gangas del mercado, Toljan, procedente del Hoffenheim con una proyección de futuro inmensa. Como competencia, hallamos a Guerreiro, que todavía no ha disputado ni un partido esta temporada a causa de una lesión , pero que la pasada campaña ya nos mostró su nivel. El ya consolidado y pulido Marc Bartra alternando compañía con Toprak, la bestia turca procedente del Leverkusen, y Sokratis. Por último, otra ganga de mercado, Zagadou con tan solo 18 años proviene del PSG.

En la media es donde nos encontramos perfiles más dispares. La piedra angular, llamada Weigl, destinado a ser el termómetro de este equipo dando equilibrio y estabilidad. Sahin alternando con Weigl en el pivote. Dahoud, el cómplice de lujo de los atacantes con su finísimo último pase y una técnica envidiada por todos, posee unos gestos muy parecidos a los de Ceballos. Götze a la espera de alcanzar su mejor rendimiento tras la larga enfermedad que lo ha tenido fuera de los terrenos de juego. Los conocidos Kagawa y Castro aportando experiencia y una fluida circulación al juego.

Finalmente llegamos a la delantera donde encontramos una gran variedad de atacantes. Los desequilibrantes y vertiginosos Pulisic y Philipp. La estrella del club Aubameyang, que después de varias ofertas de grandes europeos ha decidido quedarse en Dortmund sumando goles. El sustituto de Dembele, el ucraniano Yarmolenko del cual se espera que explote y luzca su potencial de una vez (donde mejor que en la Bundesliga). Y los, típicamente, lesionados Reus y Schürrle.

Getty

No obstante, esta perfección desvanece en competición europea donde las carencias y el escueto tiempo de trabajo son expuestos y explotados por sus respectivos rivales. Vemos a un Borussia Dortmund que sufre en las transiciones ataque-defensa. Los goles encajados en liga o en Wembley han venido en acciones como esta. Ataques posicionales en los cuales tienen el propio equipo instalado en campo rival y éste roba, combina y sale rápido corriendo con balón.

En ese escenario, vemos a un conjunto que le cuesta las vueltas y llega tarde a las ayudas. Otro problema, y que el partido contra el Madrid significó la confirmación del diagnóstico, es las espaldas de la línea defensiva. Bosz apuesta por una línea alta que expone grandes carencias de los defensas, que precisamente no destacan por su velocidad. Los Bartra, Toprak, Sokratis… Son centrales fuertes y robustos, que sin embargo, este estilo de juego no les beneficia en absoluto. Ya se vio en el pasado choque de competición europea donde el equipo merengue bombardeó la espalda defensiva continuamente con balones en profundidad a la doble punta CristianoBale. A estos últimos les faltó acierto de cara gol, sino podríamos haber hablado de una sangría futbolística.

Uno de los aspectos a trabajar es la confección de esta presión alta y que por consiguiente se convierta en una arma y no un handicap. Haciendo del equipo un bloque indivisible y compacto donde no solo corra la línea defensiva sino todo el conjunto.
Actualmente se encuentran en una situación un tanto compleja en competición europea con 0 puntos, a 6 del segundo clasificado. Solo les queda la esperanza de agarrarse al tercer puesto y entrar en Europa League para así, ejercer un buen papel y pelear por el título. A la espera de cómo se desarrollarán estos acontecimientos, los chicos de Dortmund están dispuestos a ser una de las revelaciones del año.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados