Champions League

article title

El Bayern, Guardiola, y su deuda pendiente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando fue anunciada la contratación de Guardiola, le intención de Rummenigge y cía era clara: que el Bayern empezara a dominar en Europa jugando al fútbol como no lo había hecho nunca. La ultima década del club fue un desastre a nivel europeo y un club como el Bayern no podía permitirse otros diez años iguales a la sombra. Sin embargo, Heynckes dejó el banquillo con un triplete bajo el brazo, lo que elevó la presión para Guardiola. Debía enseñar un nuevo estilo y, a la vez, ganar títulos. Lo consiguió, en parte: El Bayern tiene la hegemonía en Alemania, cosa que nunca había conseguido (ni en los 70’s), pero en Europa, quitando la Supercopa, no queda ni rastro del equipo que maravilló al mundo. Pese a dejar algunas exhibiciones, el sonoro fracaso ante el Madrid y la derrota de ayer dejan a Guardiola en una posición delicada.

Hay que aclarar varios aspectos. El desastre de la temporada pasada en el Allianz no es comparable a la derrota sufrida en el Camp Nou. Guardiola confesó que cometió muchos errores contra el Madrid, pero contra el Barcelona, el entrenador catalán dispuso una táctica eficaz que solo Messi, el mejor del mundo, fue capaz de descifrar. Junto a eso, la gran cantidad de bajas ha provocado que el Bayern no tenga un “plan B” para poder cambiar el partido y, por ende, la serie. Por lo tanto, una remontada en Múnich se antoja casi imposible . Solo un equipo fue capaz de remontar una eliminatoria que perdió en la ida por tres goles (Deportivo ante AC Milan) y eso, ante este Barça, parece una verdadera utopía. De confirmarse la eliminación, la temporada  se cerraría con un solo título, algo que, para los aficionados del equipo muniqués, es poco, vistos los acontecimientos recientes. ¿Cómo afrontar mayo y junio sin finales? Casi da pavor imaginarlo.

 
El Bayern intentó no irse de vacío con un planteamiento valiente y arriesgado que estuvo a punto de costarle un disgusto en los primeros compases, pero quedó demostrado que, sin Robben, Ribery y Alaba, el equipo intentó algo casi imposible.  El plan de Guardiola funcionó, pero falló a diez minutos del final y el equipo volvió a llevarse una goleada en semifinales (8-0 en el global de los dos años). El técnico de Santpedor, salvo milagro, estará en entredicho a final de temporada. Muchos ya pidieron su dimisión la temporada pasada cuando ganó cuatro títulos de seis, por lo que las criticas en esta temporada serán, con casi toda seguridad, bastante rotundas.

Pese a que desde Inglaterra algunos digan que Guardiola eligió lo fácil, la sombra de Heynckes sigue vigente en cada partido, una gran losa que el catalán solo podrá quitarse si logra la Champions. Muchos apuntan a que, por el estilo de posesión, el Bayern ha dejado de ser el equipo que un día fue y que sale vapuleado de Europa. El debate que se podría generar con esto podría ser bastante extenso.

 
Por último, los años pasan y el Bayern debe empezar a planificar el futuro. Ribery, Robben, Lahm y Schweinsteiger ya no son los más jóvenes. La edad pesa y el equipo sigue acusando las bajas de todos ellos año tras año. Hoy quedó claro que hacen falta caras nuevas que eliminen la dependencia de los de siempre.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados