random

article title

El básket infantil muestra la mejor cara del deporte

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN No es fútbol, ni Juegos Olímpicos ni nada que acapare la atención, pero sí es de esos episodios que reconcilian con el deporte porque recuerdan su esencia. El caso es que en Córdoba, Argentina, se llevó a cabo el IV Festival Mundial de Mini-Baloncesto en el que tomaron parte unos 8.000 niños y 54 equipos entre los que figuraba una delegación mexicana compuesta por niños indígena triqui, del sur de México.

Hasta aquí poco que reseñar, pero cuando comenzó la competencia y todos notaron que los ‘triqui’ competían descalzos. "Los niños entrenan descalzos, caminan todo el tiempo descalzos. Es una cultura, pero además no hay recursos para comprar calzado", declararon los responsables del equipo.

Desde que saltaron a la cancha, fueron los más ovacionados pero los pequeños no se conformaron con ganarse el afecto del público fruto de sus condiciones sociales sino que también acabaron ganándose el respeto deportivo al imponerse por notable margen en sus siete partidos: 86-3 vs Celeste, 22-6 vs Universidad de Córdoba, 72-16 vs Central, 82-18 vs Hindú, 44-12 vs Monteéis, y 40-16 vs Regatas de Mendoza. Como es de suponer, la selección acabó campeona del torneo.

No todo es dinero y mercadeo. Aún el deporte sabe sorprender y reconciliarnos con su lado más romántico.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados