Real Valladolid

article title

El Barça se inmola en Pucela para perder media Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Oriol CARTRÓ – Desastroso. Apático. Indolente. Éstos son los adjetivos que califican el partido del Barça en el José Zorrilla de Valladolid. En parte por inoperancia culé, en parte por mérito pucelano, y es que los de JIM dieron una lección al conjunto azulgrana, en cuanto a orden, ideas claras y determinación se refiere.

Con el pitido inicial del árbitro, el conjunto local se vino arriba y puso una presión y una intensidad que dio ciertos problemas al Barça. Con malos centros (sobre todo por parte de Alves) y pérdidas de balón injustificadas en el centro del campo, el Real Valladolid supo aprovechar sus cartas y así, en el minuto 17 de la primera parte se adelantaban en el marcador, gracias a un disparo de Fausto Rossi -cedido por la Juventus- dentro del área que ni Mascherano ni Piqué pudieron llegar a obstaculizar. Los de Martino a remolque por sexta vez en sus últimas siete salidas a domicilio en Liga.

El Barça se volcaba sobre la genialidad de Leo Messi, muy activo en iniciar ataques pero mucho menos clarividente a la hora de resolver. Tuvo algún mano a mano contra el cancerbero local y buenas posiciones de disparo, pero hoy había un muro en la portería de Pucela llamado Mariño. Con Neymar desaparecido en acciones individuales e igual de fallón que Leo a la hora de chutar, se llegó al descanso con la victoria momentánea del Valladolid en Zorrilla.

Tras el descanso, parecía que el conjunto azulgrana salía con más energía y dispuesto a hacer daño en la portería de Mariño. Fue un arreón de furia fugaz. Poco a poco esta energía se fue diluyendo y el Valladolid aguantaba en su área para salir a la contra y tratar de matar el partido. Los cambios del Tata Martino no hicieron efecto, pues quiso poner en el terreno de juego a Alexis para dar mayor mordiente ofensiva al equipo, pero el chileno no creó ninguna oportunidad reseñable. Lo mismo pasó con Tello, pues el español lo intentó por la banda izquierda, pero una gran defensa del Valladolid le tapaba el espacio, y no podía desbordar como a él le gusta. Sergi Roberto aportó entre poco y nada.

La euforia comenzó en el estadio José Zorrilla cuando el árbitro pitó el final del partido. Tanto los jugadores de campo como el banquillo de Valladolid lo festejaban como si fuera una final, pues solo habían ganado cuatro partidos en la presente Liga. Al Barça se le escapa la Liga rumbo a Madrid. Neptuno y Cibeles lo celebran.

El City buscará pescar en río revuelto. Tras el pitido final los jugadores tendrán que reflexionar y a la vez reaccionar, pero el problema cae en los pocos días que el equipo tendrá para afrontar el próximo partido. El siguiente compromiso del Barça será contra un peligrosísimo Manchester City en la vuelta de los octavos de la Champions. Aunque el equipo culé tiene un pie y medio en cuartos gracias al 0-2 conseguido en el Etihad Stadium, si el Barcelona juega como en Zorrilla la eliminatoria puede peligrar y mucho.

La afición explota. Los seguidores del Barça se han cansado y en las redes sociales han dejado claro su malestar con directiva, técnico y jugadores. Muchos ya piden elecciones este mismo verano, otros hablan de salidas y ventas masivas y fichajes que revolucionen una plantilla que parece aburguesada. Los hay que piden todo eso junto y es que las aguas no bajan tranquilas. Tres derrotas en los últimos seis partidos ligueros y la imagen mostrada hoy no es una cuestión menor.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados