Fútbol alemán

article title

Grafite y el año triunfal de los Lobos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El dominio de Bayern Múnich y Borussia Dortmund en los últimos años ha sido excesivo. Desde 1999, tan solo tres clubes han conseguido arrebatarle el trono a bávaros y borussers en la liga: Werder Bremen (2003-04), Stuttgart (2006-07) y Wolfsburgo (2008-09). El primero y el tercero tienen cosas en común. Por ejemplo, que tanto Bremen como Wolfsburgo conquistaron la liga por delante del Bayern y el Máximo Goleador fue un brasileño que anotó 28 goles. Aílton y Grafite son muy recordados en el país germano, ya que ambos demostraron su gran nivel goleador en sus tiempos en la Bundesliga. También lo fueron Amoroso y Elber en su día.

Grafite revolucionó el fútbol de la Bundesliga en una temporada. No fue el año con más goles de un Máximo Goleador en el fútbol alemán. Eso, dejárselo mejor a Gerd Müller. Pero el año del de Jundiaí se resume en un partido, en una jugada. Que se lo digan a Christian Lell, Philipp Lahm, Breno y Lúcio. Un día de Abril de 2009, el Wolfsburgo recibía al Bayern Múnich en la jornada 26ª, cuando el Hertha BSC ocupaba el liderato. Aquel día, con Magath y Klinsmann en los banquillos, en un córner Christian Gentner remató de cabeza y adelantó a los Lobos, pero por poco tiempo, ya que Luca Toni empató antes del descanso. Tras la reanudación llegó el show del tándem Grafite-Dzeko, con dos goles para cada uno.

La goleada sirvió para que Magath y los suyos se colocaran en el liderato y no lo soltaran hasta el final. Pero también fue el partido del gol del año en 2009 y del 3º más votado en el Premio Puskas. Grafite recibió el balón y yéndose de la defensa bávara, marcó de tacón. Un gran gol.

 


A día de hoy, tanto Rensing como los defensas del Bayern tiemblan cada vez que piensan en el brasileño con el balón en los pies. Aquella 2008-09 ha sido, hasta ahora, la mejor temporada goleadora de Grafite. Y eso que en 2005 ganó la Copa Libertadores y el Mundial de Clubes con Sao Paulo. Sin embargo, como su 2º año en Alemania, ninguno.

Y eso que sigue en activo. A los 37 años, Edinaldo Batista “Grafite” regresó al primer nivel tras ascender a la Serie A, en Brasil, con el Santa Cruz Futebol Clube, club al que ya había permanecido en 2001. Pasó por los Emiratos consiguiendo varios títulos y ha vuelto a casa.

Es pasado, pero no se olvida. El Wolfsburgo sabe que un año pudo saborear el éxito de ser el mejor equipo del país y eso no se lo quita nadie. Junto a Misimovic (Mejor Asistente, con 20 pases de gol), Edin Dzeko (26 goles marcados) y gente como Diego Benaglio o Marcel Schafer (los únicos de la plantilla actual que estaban en la 2008-09) y los italianos Barzagli y Zaccardo, montaron un equipo muy potente.

En el Volkswagen Arena, los Lobos solo cedieron un empate en Bundesliga, una derrota en DFB Pokal y otra en la Copa de la UEFA. El estadio fue todo un fortín. El mejor año de la carrera de Grafite fue también el del despegue de Edin Dzeko. Ambos delanteros aguantaron siendo Lobos hasta 2011, pero llegó la hora de volar y los dos cogieron rumbos diferentes: uno a la Premier Legue y otro al fútbol de los jeques y los emiratos.

 

 

Es difícil que el título se vuelva a repetir para otro club que no sea Bayern o Dortmund, debido a la dimensión económica que los grandes han adquirido en los últimos tiempos. Lo que no hay que olvidar es que el Wolfsburgo tiene detrás a la Volkswagen y eso significa, que tiene dinero para reforzarse bien tras vender a sus mejores jugadores. Eso es ahora, en el 2016, pero allá por 2009 era otra cosa. Llegar a Cuartos de Final de la DFB Pokal cayendo goleado en su casa, quedar fuera de Europa tras la fase de grupos perdiendo los dos partidos contra el París S. Germain… Pero en la Bundesliga, campeones. A veces, conquistar un gran premio implica sacrificar otros. Su última participación en Champions League fue muy buena, llegó a Cuartos siendo casi un novato. Eso implicó que se dejaran llevar en la competición nacional y acabaran en una posición baja para lo que representan.

Para un Lobo, recordar este año estará bien, pero mejor será recordar aquella 2008-09, la temporada en la que dieron miedo de verdad. Un año en la que ser uno de ellos infundía miedo hasta a los jugadores del todopoderoso Bayern Múnich.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados