Ciclismo

article title

El año de Stybar y la maldición del campeón del mundo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – El checo Zdenek Stybar es un nombre conocido para los aficionados del ciclocross, dura y espectacular disciplina ciclista que se acostumbra a disputar en otoño e invierno, cuando la actividad del ciclismo en ruta languidece. Algunos de los ciclistas que hacen ciclocross en su época habitual, suelen participar también en carreras en ruta durante la temporada, normalmente en equipos menores. Y unos pocos dan el salto definitivo a la carretera, como fue el caso de Stybar, campeón del mundo de ciclocross en 2010 y 2011, que desde la temporada pasada decidió enfocarse más en la ruta, enrolado en el potente Omega Pharma Quick-Step. Ya en 2012 consiguió un par de victorias de relativa importancia en Dunkerque y Polonia y este año, a sus 28, se ha destapado como uno de los mejores ciclistas todoterreno del pelotón.

Ya fue protagonista en la Paris-Roubaix, la carrera con más mística del calendario, cuando, escapado junto al posterior ganador Cancellara y Vanmarcke, ya en los últimos tramos de pavés antes de llegar al velódromo, chocó con un espectador y perdió sus opciones de éxito. Confirmado como un fantástico rodador cuando de trabajar para el equipo se trata, tuvo su momento de gloria hace unos días en el Eneco Tour, antiguo Tour del Benelux. Ya había vencido la 3ª etapa, adelantándose al sprint del pelotón, y en la última, en el mítico Kapelmuur, símbolo del ciclismo belga y del Tour de Flandes, Stybar se impuso realizando una demostración de fuerza y se llevó además la general final de la carrera.

Un año magnífico para Stybar que ha sido redondeado con su victoria en la etapa del Vuelta a España con final en Mairena del Aljarafe, tras un circuito final en el que se recorrieron los puntos más emblemáticos de la vecina Sevilla. En él, tras ser neutralizada la fuga del día, que formaron Pinotti -que ya había intentando ayer sin éxito seguir a Tony Martin-, Aramendia y Knees, el propio Stybar y Philippe Gilbert se escaparon. El pelotón, sin sprinters fuertes ni trenos organizados para el caso, no pudo alcanzarles a tiempo. Ayer ya sufrió lo indecible para alcanzar a Tony Martin -para que ganara un corredor por fuerza y no por velocidad como Morkov- y hoy fue Stybar quien superó por milímetros a Gilbert, por delante del gran grupo.

Un Philippe Gilbert que, al igual que el mismo Stybar, es campeón del mundo, en carretera en su caso. Sin embargo, el emblemático maillot arco iris no le está dando precisamente suerte al ciclista belga. Tour Down Under, París-Niza, Árdenas, Bélgica, Tour, Eneco… Gilbert todavía no ha alzado los brazos con el maillot de campeón del mundo sobre su cuerpo, que venció el año pasado en Valkenuburg, siendo la de hoy una oportunidad perdida más. Precisamente, ya en 2012 estuvo el cero marcaba su casillero de victorias -tras su espectacular 2011, cuando venció el tríptico de clásicas de las Árdenas- hasta la Vuelta a España, cuando consiguió dos etapas para luego proclamarse campeón del mundo. Pero de momento, el triunfo se le sigue resistiendo.

Tras tres etapas más tranquilas, al menos sobre el papel, mañana vuelve la recurrente montaña a la Vuelta. El alto de Peñas Blancas, en el término malagueño de Estepona, se estrena en la ronda española, después de una etapa que será prácticamente llana en sus 166km hasta llegar al puerto final, 15km al 6,6%. Una ascensión irregular con un inicio muy duro, un descanso y un final algo más constante. Los favoritos tendrán una nueva oportunidad de mostrarse tras la calma relativa de las primeras etapas gallegas.

[Sigue toda la actualidad del ciclismo en @CiclismoSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados