Fútbol alemán

article title

El Allianz Arena y sus cuatro caras

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La simetría es, por definición, aquél fenómeno por el cual dos cuerpos tienen una correspondencia de forma, tamaño y/o posición frente a un punto o a un eje. Algunos ejemplos de cuerpos simétricos pueden ser: las mariposas, un rostro, las manos, el Allianz Arena… Y es que el estadio del club alemán de la ciudad de Múnich alberga una de las mayores curiosidades del fútbol.

El Allianz Arena fue construido en el 2005 y originalmente debía ser propiedad de los dos equipos de la ciudad bávara: el TSV 1860 München y el FC Bayern München. Sin embargo los leones no pudieron hacer frente a los pagos del crédito del estadio y se retiraron al año siguiente de su inauguración, en 2006. El FC Bayern compró la parte que le pertenecía a su rival histórico y hoy en día el estadio pertenece sólo al club Rekordmeister. En su construcción se pensó, sin embargo, en dar cabida a ambos equipos de modo que en las entrañas del Allianz se encuentra la simetría más curiosa del fútbol.

En el corazón encontramos 4 vestuarios. Dos locales y dos visitantes. El TSV München, a pesar de no contribuir económicamente al estadio, lo utiliza como propio y tiene uno de los cuadrantes que conforman las cabinas de los jugadores, y en su “parte” del estadio, tienen el vestuario visitante que todo equipo utiliza en su visita al Allianz, lejos del vestuario que utilizan los jugadores del Bayern. Al otro lado, en la “parte roja” del estadio encontramos el vestuario local del equipo de Guardiola, con fotos de los jugadores, los colores del equipo, pantallas de televisión en la pared… y tras una corta escalera en una esquina del vestuario, hay una puerta que conecta con el cuarto vestuario del estadio, que también usan. Dónde tienen una piscina lo suficientemente pequeña para no necesitar un socorrista y lo suficientemente grande para contener a tres o cuatro jugadores a sus anchas.

Si bien es cierto que los jugadores del Bayern München tienen más comodidades, el estadio por dentro es una gran mariposa, que en su eje central hace que sus dos mitades sean (casi) simétricas en cuanto a construcción.

El estadio del corazón de Baviera es sin duda un espectáculo de luces y de color, iluminándose según la parte de su cuerpo simétrico que sea ocupada. Rojo para el Bayern y azul para el TSV. Además de muchos otros colores especiales para ocasiones especiales. Durante el mundial de 2006 y cuando la selección alemana nacional juega en el estadio, el color es el blanco, mientras que por días como San Patricio se torna de color verde. Los paneles son independientes que contienen un aire llamado ETFE (copolímero de etileno-tetrafluoretileno) que refleja la luz que le llegan de los cuatro costados -dónde se sitúan los fluorescentes-. Lo curioso de estos paneles es que al ser independientes pueden ser sustituidos de manera también individual, de manera que en caso de tormenta si se rompen 3, no habría que reparar todo el exterior, sino cambiar sólo los que se hayan roto. Práctico y económico en la mariposa que es el Allianz.

Las curiosidades del fútbol se encuentran en cada esquina, las del Allianz en las cuatro esquinas de los vestuarios, en los cuatro lados de los paneles de aire. Las cuatro caras del Allianz Arena, son curiosas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados