Se habla de:

Celta

article title

Eibar 0-4 Celta: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Mendilibar y Unzúe medían sus fuerzas en Ipurúa, donde el conjunto armero consiguió su primera victoria como local en su anterior encuentro ante el Leganés. Los locales, con seis puntos en la clasificación, llegaban por delante del conjunto gallego, con un inicio de temporada realmente frustrante que poco a poco viene enderezando aunque aún generando ciertas dudas entre sus aficionados. Un partido que se antojaba importante para el Celta en sus intenciones de volver a convertirse en revelación en el campeonato y aspirar incluso a puestos europeos. Por su parte, el Eibar buscaba su segunda victoria consecutiva en su feudo para dar continuidad al buen rendimiento mostrado en las últimas temporadas en la máxima categoría del fútbol español.


El encuentro comenzó trabado, con el Eibar tratando de imponer su juego, una vez más con presión alta sobre la salida de balón del rival, tratando de aprovechar las recuperaciones para crear peligro. El Celta, por su parte, ajeno a su estilo, se adaptó a las características de su rival. No se complicó en la salida de balón ni se obsesionó con la posesión. Trató de ser eficiente, sin complicaciones, protegiéndose defensivamente, sin asumir riesgos absurdos e innecesarios. El planteamiento de ambos llevaba el partido a la categoría de insulso, intenso eso sí, aunque carente de juego combinativo, atractivo para el espectador. Ante tal panorama, las jugadas a balón parado se convirtieron en primordiales, decisivas. Y en ese aspecto en el que el Eibar suele salir victorioso, en esta ocasión naufragó. Al cuarto de hora, una falta frontal fue botada de forma magistral por Pione Sisto, que colocaba un centro medido a la cabeza de Cabral, que remataba picado abajo, cruzado, fuera del alcance de Dmitrovic. Sólo siete minutos después, Sisto volvía a botar un golpe franco, en una situación similar al anterior, que en esta ocasión se paseaba por el área hasta llegar a la posición de Sergi Gómez. El central trató de rematar, aunque es difícil discernir si logró hacerlo o simplemente despistó al guardameta para que el balón acabase en la portería armera. Finalmente, en el minuto 38, a la salida de un córner, Pione Sisto volvía a castigar a la defensa local. Su centro acabó en las botas de Pablo Hernández que, completamente sólo, colocaba el 0-3 en el marcador. Un duro castigo para un Eibar que, como mínimo, no merecía un resultado tan abultado. Era la primera vez que el equipo vasco recibía tres goles de forma consecutiva a balón parado. Una de las especialidades del conjunto dirigido por Mendilibar en esta ocasión se convirtió en un lastre imposible de remontar. No obstante, el conjunto armero había dispuesto de oportunidades para anotar, destacando entre ellas sendos balones al palo, de Charles y Oliveira, además de una clara ocasión de Kike García que cruzaba demasiado ante la salida de Rubén. Mendilibar había movido su banquillo, dando entrada a Sergi Enrich en sustitución de Inui, inusualmente desaparecido del encuentro.

La segunda parte no tuvo historia. Bueno, sí, tuvo la que quiso el Celta. El conjunto armero trató de esforzarse en los primeros minutos, pero no logró recortar distancias y se dio por vencido. Por su parte, el conjunto gallego se hizo dueño del juego con el marcador a favor y, ahora sí, dominó la posesión, el juego y todos los aspectos del encuentro, con un Pablo ‘Tucu’ Hernández magistral, apareciendo en todas las zonas y registros, perfectamente secundado por Wass, Hugo Mallo, Sisto o Aspas, que realizaron una segunda parte excepcional. Precisamente ‘Tucu’ inició la jugada que acabó por cerrar el encuentro y el marcador, una excepcional combinación, marca del equipo vigués, que acabó con el balón en Hugo Mallo. El lateral derecho filtró un fantástico balón para Wass que el exquisito centrocampista danés colocó lejos del alcance de Dmitrovic. De ahí hasta el final, detalles de calidad de Iago Aspas y varias ocasiones para cerrar la goleada, en las botas de Sisto y Guidetti. El Eibar ya suspiraba por encontrar el vestuario y el Celta se acercaba por inercia, a través del toque, a la portería local, sin excesivo ánimo de hacer leña del árbol caído.


LO MEJOR: los detalles de calidad de Iago Aspas y el liderazgo de ‘Tucu’ Hernández a lo largo del partido, futbolistas que marcan el carácter y definen el estilo del Celta de Vigo.

LO PEOR: la inusual fragilidad defensiva en las jugadas a balón parado del Eibar, encajando hasta tres goles en menos de 45 minutos en jugadas de estrategia y la incapacidad del conjunto armero para reaccionar y poner en dificultades a su rival en el segundo acto.

JUGADOR SPHERA (MVP): Pione Sisto.

LAS NOTAS FUTMONDO:

Eibar: Dmitrovic (6), José Ángel (4), Gálvez (4), Oliveira (4), Capa (4), Dani García (5), Escalante (4), Inui (4), Bebé (5), Kike García (5), Charles (5)

Suplentes: Sergi Enrich (5), Juncà (5), Joan Jordan (5)

Celta: Rubén Blanco (5), Jonny (5), Cabral (7), Sergi Gómez (6), Hugo Mallo (7), Lobotka (5), Pablo Hernández (8), Wass (7), Sisto (9), Iago Aspas (7), Maxi Gómez (5)

Suplentes: Fontàs (5), Jozabed (6), Guidetti (6)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados