Entrevistas

article title

Edgar Badía: “Llegar a Primera es el objetivo de mi carrera”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Edgar Badía es una de esas personas especiales dentro del fútbol, uno de esos que ama su deporte de una forma intensa, que recuerda cada uno de los pasos dados en su carrera y que además trata de aprender de cada experiencia vivida a lo largo de ella. Pero sobre todo, es alguien cercano, dispuesto siempre a atender a todo el que lo requiera para cualquier tema relacionado con el fútbol o con la vida en general. Recientemente elegido en el once ideal de la primera vuelta así como en el once revelación publicado por Sphera Sports, aprovechamos el momento para repasar con Edgar en esta entrevista una trayectoria que ha tenido momentos dulces así como alguno un poco más amargo, en una carrera aún con largo recorrido por delante, dada su juventud.

Formado en las categorías inferiores del Espanyol, donde comienza a destacar y a poner su nombre en el escaparate del fútbol nacional, Edgar, por ser natural de Barcelona, quizá pudo haber tenido recorrido en el eterno rival, el Barça. Sin embargo, “empecé muy pequeñito, con 7 años, en el Benjamin B del Barça, estuve 3 años en las categorías inferiores del Barça. Después tuve que salir de allí, porque no contaban conmigo, y pasé al Cornellá, donde estuve 3 años. El primer año de cadete es cuando me voy al Espanyol, donde estuve 7 años, llegando a debutar con el primer equipo”. Con una proyección espectacular, Edgar es internacional tanto en categoría sub-17 como sub-19, siendo además campeón de Europa en ésta última categoría. Una experiencia de la que se queda con “que realmente tienes la suerte de coincidir con compañeros que ahora mismo muchos son estrellas del fútbol. Alguno en el Barça, otros en el Madrid, la mayoría en Primera División… la experiencia de compartir horas con ellos y de darte cuenta de que puedes llegar a su nivel si trabajas muy duro”. De sus compañeros en aquel Europeo sub-19, “mantengo relación con los del Barça y Espanyol, con los que habíamos coincidido mucho en categorías inferiores. Con Jordi Amat, Sergi Gómez, Sergi Roberto… con todos estos jugadores te vas viendo más, incluso con Muniesa. Con Morata mantuve una muy buena relación porque era mi compañero de habitación y me queda muy buen recuerdo de él, aunque la distancia hace más difícil el contacto pero guardo muy buena relación con él”.

Edgar Badía, portero de España en el Europeo sub 17 del año 2009 | Getty

Cabía esperar que con la proyección que tenía, el Espanyol apostara un poco más fuerte por Edgar. “Tras debutar con el primer equipo en Copa porque había lesiones y sanciones, estuve durante 6 meses con el primer equipo, convocado en Primera División muchos partidos. La temporada siguiente, era mi segunda temporada en el B, realicé la pretemporada con el primer equipo, siendo el tercer portero, detrás de Kiko Casilla y Cristian Álvarez. Tras la pretemporada, vi como el club no apostaba por mí, prefería otro tipo de portero, más físico como Germán o Pau López que estaban hasta ese momento por debajo de mí, vi como perdía protagonismo, no entrenaba con el primer equipo. Cuando había alguna lesión no iba convocado, en el filial jugaba menos… y hubo un punto que creo que fue por el perfil de portero que buscaban, cambiaron de idea, y el perjudicado fui yo“. Tocó entonces buscar otro lugar donde crecer, y Edgar marcha al filial del Granada, una experiencia fallida. Edgar eligió Granada “porque en ese momento tuve que tomar una decisión y preferí salir a un filial con opciones de estar con el primer equipo y analizando un poco la situación en Granada que estaba creciendo bastante, pensé que era buena opción para mí futuro. Pero al llegar allí, vi que no apostaban por mí, era un jugador de relleno en el filial y no tuve oportunidad de demostrar nada. Entrenaba a un nivel muy alto, pero ni así tenía una oportunidad, apostaban por otro portero, Dmitrievski, que está ahora mismo en el Nàstic, y en enero tuve que salir porque era una situación que no podía aguantar mucho tiempo. Había marchado de mi casa por primera vez, buscaba crecer futbolísticamente y veía que allí no iba a tener la oportunidad de hacerlo”.

Y es entonces cuando se produce un nuevo punto de inflexión en la carrera de Edgar Badía. Es entonces cuando llega a Reus. Cuando un jugador viene de una etapa sin jugar y sin poder demostrar sus condiciones, es difícil que alguien apueste por él, pero en este caso el Reus lo tuvo claro. “Cuando aparece el Reus yo estaba en un momento complicado en mi carrera, porque venías de una proyección muy buena, te vas a un filial y no juegas… Necesitaba encontrar un equipo para tener continuidad. Apareció el Reus, que estaba haciendo un proyecto bonito para intentar subir a Segunda, que iba a hacer bien las cosas, y Sergi Parés me llamó para transmitir su total confianza en que yo podía ser el portero de ese proyecto. Yo necesitaba esa confianza, ese cariño que me transmitió Sergi, al que agradezco muchísimo porque creo que fue importante dar ese paso en mi carrera y recuperar esa confianza jugando partidos y con rendimiento ganarse en el campo poder subir a Segunda División”. Y llegar y besar el santo. Se consigue la hazaña y se asciende a Segunda División. Para Edgar Badía la clave de su consecución fue “que desde la Directiva y la propiedad se hicieron bien las cosas. La dirección deportiva trabajó muy bien, preparó muy bien un equipo que tuviera una personalidad, unas características determinadas que hicieran posible conseguir el ascenso. La gente no es consciente de lo difícil que es subir a Segunda División, porque hay equipos muy competitivos en 2ªB. Con el equipo que se juntó, la clave fue mantener dos años seguidos al entrenador, muchos jugadores, y crear un bloque que sabía y sabe aún a lo que juega en Segunda. Esa fue la clave del ascenso junto con un poco de suerte, que siempre es necesaria”.

LEER MÁS: EL ONCE IDEAL DE LA PRIMERA VUELTA EN LA LIGA 1|2|3

La temporada de estreno del CF Reus en Segunda está siendo espectacular, mostrándose como un bloque sólido y difícil de superar. El secreto de este rendimiento podría ser el entrenador, ya que “en el plano personal, necesitaba recuperar la confianza y el míster confió en mí y ha sido importante en mi carrera, y para el equipo también porque es la persona que lo diseña todo, hace que el equipo rinda siempre al máximo nivel, haciendo los cambios oportunos y que en todos los partidos nos hace competir juegue quien juegue. También es importante que mantenemos un bloque de jugadores que fueron importantes en el ascenso y su trabajo que lo hace muy bien”. Tras finalizar la primera vuelta en una buena posición y dinámica, alcanzando los 30 puntos, podría ser el momento de que el Reus empezara a mirar a un objetivo más alto. En este sentido, “creo que el objetivo principal es conseguir la permanencia cuanto antes. Si seguimos haciendo las cosas bien la permanencia la conseguiremos seguro, pero ahora mismo pensar en metas más grandes es precipitarse porque esta categoría es muy igualada y muy dura. De momento, intentar sumar 50 puntos cuanto antes y si nos quedan partidos suficientes, soñar en algo más grande”.

Finalmente, queremos recordar a Edgar que su proyección hablaba de un guardameta que deberíamos ver, más tarde o más temprano, en Primera División. “Sí, yo soy una persona con mucha ambición, que no se conforma nunca, trabajo cada día para ser mejor, creo que me estoy adaptando bien a la categoría, con un nivel de exigencia cada vez más grande. Espero que con el paso del tiempo, las temporadas, o nunca se sabe, igual la temporada que viene con el Reus mismo, pueda llegar a Primera División que sería un objetivo importante en mi carrera para el que no dejaré de trabajar hasta que lo consiga”.

Este es Edgar Badía. Optimista, ambicioso, trabajador, humilde, cercano… No olviden este nombre, porque estamos seguros de que, como él mismo nos cuenta, antes o después, Edgar Badía llegará a Primera División y lo hará para quedarse. Tiene el talento, la ambición y seguro que su trabajo lo llevará al lugar que merece. Nos vemos en Primera, Edgar Badía.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados