article title

Dulce horizonte en Islington: ¿presión o motivación?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN – Nuevo verano. Sí, una vez más está ocurriendo. El Arsenal vuelve a ilusionar a base de fichajes, a base de caras conocidas, y de una pretemporada que ha dejado detalles interesantes de analizar de cara a una nueva temporada que está a punto de comenzar. Los pupilos de Wenger vuelven a no fallar a su cita con la renovación de ilusiones, y los Gunners volverán a ser uno de los clubes ingleses con más focos.

Una plantilla que reúne a un selecto grupo de futbolistas que, a conocidos y extraños, deleitan cuando el fruto del juego colectivo y de toque hace acto de presencia. Un centro del campo digno de cualquier joyería, de estar presente entre los caprichos más selectos del mundo, complementado con un ataque que se ha visto reforzado con el chileno Alexis Sánchez este verano. La portería y la defensa seguirán siendo sus piezas menos vistosas, pero con incorporaciones estivales que ayudarán, sin duda, a seguir equilibrando la balanza ataque-defensa.

Uno de los propietarios del Arsenal, Alisher Usmanov, ha asegurado esta misma semana a medios ingleses que el club del Norte de Londres está preparado para una nueva era, donde los títulos volverán a ser la tónica. Los gunners fueron uno de los clubes que abrieron el siglo XXI de forma brillante, con temporadas prácticamente perfectas, incluso, como la recordada de 'los invencibles'. Usmanov ve con buenos ojos la nueva temporada, y tras la consecución de la FA Cup 2013/14, y de pelear la Premier League hasta el tramo final, asegura que a partir de ahora comienza una nueva era.

Ahora, dos puntos de vista. Por un lado, emoción, ilusión, por una temporada en la que, como todos, partirán de cero, en la que han llegado caras reconocidas, jóvenes valores, que actuarán de parches a los posibles problemas que había, y que sin duda vuelven a colocar al Arsenal como favorito para pelear los diferentes títulos que tendrá a su alcance. Sin embargo, que uno de los propietarios asegure que comienza una nueva era con títulos, hará que, si no llegan los éxitos "prometidos" todo acabará en hoguera, en decepción de la parroquia gunner.

Arsene Wenger volverá a ser el líder indiscutible, fiel a su estilo, perfilando de nuevo una plantilla que se ha convertido en la última década en una fábrica absoluta de ilusiones. Siempre hay ganas de ver al Arsenal. Cada verano muchos de los comentarios de aficionados van orientados al nivel de la plantilla, y de sus aspiraciones (reales o sensitivas) para los meses posteriores.

Desde la temporada 2003/04, el Arsenal no saborea las dulces mieles del éxito a nivel nacional. Más de diez temporadas sin ganar la Premier League son muchos para un club del que se esperan cada temporada resultados más allá de clasificarse para la Champions League. La sequía de títulos se vio truncada la pasada campaña con la FA Cup, que acabó ilusionando a una aficionada que, sin embargo, es consciente de que, comparada con otros títulos, se trata de un trofeo menor y, sí, fue una alegría, pero deben dar un salto adelante.

Plantilla hay. El problema será cómo se adaptan propios y extraños, puesto que el resto de rivales también han ido incorporando jugadores, algunos de ellos de mucha calidad, que volverá a plantear un reto importante para el Arsenal.

Desde la zona alta del palco del Emirates Stadium se habla de cambios, de nuevos ciclos, de nuevas eras, pero ahora llega el momento de la verdad. Pronto echará a rodar la Premier League 2014/15, y será entonces cuando las expectativas de los pesos pesados del seno Gunner se verán cumplidas o, una vez más, quedarán en el aire, flotando como de un aro de humo del más selecto tabaco de pipa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados