Se habla de:

Atlético

article title

Saúl y Vietto, dos secundarios para alcanzar el liderato

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegaba el Atlético a Lisboa, territorio de infausto recuerdo para los Atléticos con la obligación de conseguir la victoria en Da Luz para conseguir el liderato de grupo para tener, en principio, un sorteo más amable el próximo lunes.

La idea inicial encarnada era la de mantener y crear peligro a partir de posesiones largas de balón, a las que el Atlético respondió con una efectiva y alta presión para impedir la circulación cómoda del balón lisboeta. A pesar de que el balón lo capitalizaron los locales, el Atlético respondió con rápidos ataques y disparos lejanos que hicieron que Julio César hiciera sus primeras paradas antes del primer cuarto de hora. Una combinación rápida entre Koke, Griezmann y Vietto hizo que Saúl aprovechara la magnífica asistencia del argentino para batir al primer toque a Julio César con un sutil y eficiente remate con la pierna izquierda.

Fue la primera conexión de dos actores secundarios con los que no se contaba, de hecho, la alineación que Simeone introdujo en Da Luz contaba con dos cambios sobre el once inicial visto en Granada. La entrada de Savic, imperial durante todo el choque, por Giménez, y la de Vietto por Fernando Torres. Saúl, jugó de nuevo de inicio tras la lesión de Tiago, y parece ocupar el puesto en el once inicial de Simeone durante la ausencia del luso. Ocupa su puesto pero no su posición, el cambio que vimos en el comienzo del encuentro fue que Gabi ocupó el puesto de ‘5’ por delante de la defensa, y Saúl Ñíguez cubrió el puesto de interior y líder de la presión interna del conjunto rojiblanco que tan bien venía haciendo el capitán colchonero.

La sonrisa del jugón de Luciano Vietto

La sonrisa del jugón de Luciano Vietto

Con el resultado a favor, el Atlético tuvo grandes minutos, en la línea ascendente del último mes de competición y realizó la primera hora de partido más completa en la Champions de este año. El descanso benefició al conjunto local que parecía descolocado sobre el verde. Una tímida reacción del Benfica tras la reanudación fue aplacada en una combinación entre Koke, Filipe y Carrasco que tras ‘marear‘ al medio del campo lisboeta llevó Koke el balón en profundidad a Carrasco que tras salvar el balón sobre la línea de fondo sirvió el balón para que Luciano Vietto se anticipara a Julio César y marcar el gol de la tranquilidad.

Saúl y Vietto, dos protagonistas de una noche para reivindicarse en la máxima competición internacional, dos jóvenes a los que Simeone va a exigir continuamente actuaciones como las de hoy, y dos protagonistas de un Atlético que lucha y pelea como el de antaño pero cuyo fútbol muta en un estilo más asociativo que beneficia las virtudes de Saúl (llegada, remate, sorpresa) y las de Vietto (desmarque, asociación, primer toque). Un futuro rojiblanco asegurado viendo la edad de ambos, el ilicitano con 21 años, y el argentino con 22 cumplidos el pasado sábado que lo celebró con su mejor encuentro con la camiseta rojiblanca (hoy azul marino) con un gol de delantero cazagoles y una asistencia en la que demostró una magnífica visión de juego.

El gol de Mitroglou dio la dosis de sufrimiento necesaria para el aficionado rojiblanco que siguió suspirando cuando Raúl Jiménez falló incomprensiblemente un cabezazo que podía haber dado el liderato al Benfica y consumar una dulce venganza tras su fallida e incomprensible estancia en el Vicente Calderón durante la temporada pasada.

El Atlético de Simeone vuelve a comandar el grupo C de esta edición de Liga de Campeones cumpliendo un guión que tuvo un final feliz pero que tuvo unas dosis de sufrimiento que deberían haberse evitado en anteriores envites.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados