Tenis

article title

Dominic Thiem se gradúa como maestro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Dominic Thiem ya tiene su carrera de maestro. Así lo ha terminado de definir el Masters 1000 de París y así se lo ha ganado él cosechando una temporada que únicamente se puede calificar con matrícula de honor. Las derrotas de Jo-Wilfried Tsonga y Thomas Berdych en los cuartos de final del torneo parisino fueron decisivas para que el austríaco se ganara la última y cotizada plaza entre las ocho mejores raquetas del circuito que participarán en las Finales Barclays ATP World Tour de Londres.

Un ‘salón de la fama’ al que pocos acceden y menos siendo tan jóvenes y llevando tan poco tiempo en el circuito de élite. Con 23 años y cinco como profesional, así se presenta a su graduación en Londres un Dominic Thiem que maravilló al mundo del tenis con un inicio de temporada para la historia. Tanto es así que lideró el balance de victorias-derrotas de la ATP en la primera mitad del año con un récord de 47-12.

El debut de un joven maestro

Números a la altura de los más grandes, de aquellos que merecen la recompensa de estar en Londres a final de temporada. Y así lo hará el joven Thiem, con un debut que sus compatriotas esperaban desde la última vez que el austríaco Thomas Muster, exnúmero uno del mundo, participara en estas finales, que por aquel entonces se celebraban en Alemania y que este año se disputarán del 13 al 20 de noviembre en el 02 Arena londinense.

LEER MÁS: La madurez de Thiem

Y hablando de países, el austríaco completa una de las listas del Torneo de Maestros más internacionales de la historia. Junto a Austria, siete países diferentes tendrán representación en la capital inglesa: Andy Murray (Reino Unido), Novak Djokovic (Serbia), Stan Wawrinka (Suiza), Milos Raonic (Canadá), Kei Nishikori (Japón), Gael Monfils (Francia) y Marin Cilic (Croacia), que aseguró su plaza al vencer en los cuartos de final de París a Djokovic.

Dominic Thiem alza el título en Viena | Getty Images

Dominic Thiem alza el título en Viena | Getty Images

Se compone así un torneo de lo más variado en cuanto a procedencias así como en relación a estilos de juego y experiencia de los jugadores en el torneo. Mientras que unos echaremos en falta la representación española, perfectamente cubierta siempre por tenistas de la talla de Rafael Nadal y David Ferrer, y a clásicos como Roger Federer, el centro de todas las miradas este año serán jugadores novatos como Gael Monfils y Dominic Thiem.

Este último con la lógica presión de debutar en un torneo imponente, pero con la tranquilidad de ser el número ocho del mundo y, además, haberlo conseguido por méritos propios. Es más, dentro de los ochos elegidos, es el tercer jugador – compartiendo puesto con Wawrinka – con más títulos conseguidos este año. Tras los desorbitados resultados de Murray y Djokovic, con siete torneos cada uno, Thiem ha cosechado cuatro en este 2016: Buenos Aires, Acapulco, Niza y Stuttgart.

El mayor progreso del año

Un 2016 en el que ha sido nominado, junto a Daniel Evans, Lucas Pouille y Alexander Zverev, al premio ‘Jugador con mayor progresión del año’, que reconoce al tenista con mejor rendimiento a lo largo de la temporada y cuya posición en el ranking así lo certifica. Como en anteriores ediciones de este galardón, el ganador será anunciado en las Finales Barclays ATP World Tour de Londres.

Un reconocimiento este que, sin menospreciar a los otros cuatro tenistas porque todos han hecho temporadas de ensueño, el austriaco, sin duda, merece. Así lo reflejan sus números, que le han permitido hacer historia desde 2014, año en el que su carrera comenzó a despegar. El austríaco fue el tenista más joven en ingresar y mantenerse en el top 50 hasta que finalizó 2014. De la misma forma, consiguió este hito en 2015 pero escalando hasta el top 20. Por su parte, en 2016 lleva exactamente el mismo camino y, tal como están las cosas, se convertirá en el jugador más joven del top ten en el presente curso. Una barrera que superó tras alcanzar las semifinales de Roland Garros, colocándose en el puesto número siete, el más alto de su carrera.

Pero su juventud no es lo único que destaca. Sus cuatro títulos también llaman la atención. Al alzarse con la victoria en torneos sobre tierra batida (Buenos Aires y Niza), pista dura (Acapulco) y hierba (Stuttgart) se convirtió en el noveno jugador en activo –y el número 29 en la toda la ‘Era Open’– en ser campeón sobre tres superficies diferentes en un mismo año. No sólo eso, en el camino al triunfo el austríaco tuvo que verse las caras con rivales de la talla de Rafael Nadal o el mismísimo Roger Federer. Ante el español desplegó su mejor tenis sobre tierra batida y le superó en las semifinales del torneo de Buenos Aires para coronarse campeón al día siguiente tras derrotar a Nicolás Almagro en la final.

¿El nuevo Federer?

Con Roger Federer el idilio ha alcanzado cotas más elevadas. De las tres veces que se han enfrentado – todas ellas en 2016 – , el austríaco ha ganado al exnúmero uno en dos ocasiones. La primera en el Masters 1000 de Roma, convirtiéndose en uno de los triunfos más importantes de su carrera por ganar al suizo y por certificar el pase a sus segundos cuartos de final en un Masters 1000. Por su parte, la segunda tuvo lugar pocas semanas después, esta vez en las semifinales de Stuttgart, para poner el balance de victorias-derrotas frente a Federer a su favor (2-1).

Dos triunfos importantísimos en la carrera de Thiem que, junto al impresionante juego desplegado en el inicio de temporada, le valieron para ser considerado el posible sucesor de Federer. Cierto es que el austríaco apunta maneras con un estilo parecido al del suizo y destellos de mucha calidad en cada golpe, pero destronar al gran Roger Federer son palabras mayores.

No obstante, Thiem ha hecho las cosas muy bien este año y, quién sabe si, además de derrotar a Federer en dos ocasiones – un hito harto complicado -, da la sorpresa también en Londres y vuelve a dejar a los amantes del tenis con la boca abierta como ya hizo al inicio de la temporada. Ganas y calidad no le faltan.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados