Fútbol holandés

article title

Dirk Kuyt y la retirada soñada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Muchos jugadores a lo largo de la historia del fútbol no han tenido la suerte de retirarse en un partido soñado. Todos recordamos la despedida del fútbol de Zinedine Zidane en el Mundial de Alemania cuando un cabezazo sobre Materazzi dejó a Francia con uno menos provocando, entre otros factores, que el Mundial se fuera a Italia.

El caso contrario lo demuestra Dirk Kuyt, que ha anunciado su retirada del fútbol tras un final soñado en el que un guión realizado por el propio delantero holandés no habría salido tan bien. El Feyenoord gozó en la penúltima jornada de la Eredivisie de la oportunidad perfecta para cerrar su vuelta al triunfo local tras 19 años de sequia. El campo del Excelsior gozaba del derbi de Rotterdam con la oportunidad para los de van Bronckhorst de alcanzar el triunfo final en casa del rival local. Pero no sucedió, un día de bloqueo en el que nada salió fue aprovechado por sus rivales locales extramotivados con la idea de quitar o al menos retrasar el título una semana más.

Pero llegó el día soñado en la carrera de cualquier futbolista, marcar goles que den títulos, y más si es tu club de toda la vida, y más aún si regresas tras una década marcando goles en Liverpool y Fenerbahce. Dirk Kuyt se enfundó por última vez la camiseta roja y blanca, sus calzones negros y salió de nuevo con el brazalete de capitán para llevar la calma desde el primer minuto del encuentro con un gol con un gran disparo cruzado, 36 segundos habían pasado del inicio del encuentro en un De Kuip a reventar, el ídolo no falló en el día clave. 10 minutos después se desmarcó desde el centro hacia el primer palo para rematar de cabeza un servicio de Eljero Elia, un 2-0 en los primeros 11 minutos de encuentro, el título se quedaba en Rotterdam, la leyenda disfrutaba su último servicio al club de su vida. Un penalti en el 84 sirvió para cerrar el hat trick y la Eredivisie para el Feyenoord.

En el día de una retirada, no parece mal plan, despedirse con un título y un hat trick. Dirk Kuyt nunca dejó una carrera por hacer, no dejó de trabajar en cualquier posición, cumplidor y goleador, un tipo al que el fútbol echará de menos. Larga vida al rey de Rotterdam, Dirk Kuyt.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies