Fútbol Europeo

article title

Dino Zoff, un cerrojo bajo palos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Nada es eterno y menos en el fútbol. Los jugadores pasan, pero los récords quedan en el recuerdo. Dino Zoff ha sido hasta este mes el guardameta con la mayor racha de imbatibilidad en la historia de la Juventus con 903 minutos sin encajar un gol entre 1972 y 1973; ahora, Gianluigi Buffon le ha superado. Con la selección, tampoco se quedó atrás y mantuvo su portería a cero hasta en doce encuentros entre 1972  y 1974. Sus reflejos sin necesidad de moverse, salidas por alto y habilidades en el uno contra uno fueron claves.

Rechazado con 14 años por la Juventus y el Inter de Milán por no medir lo suficiente (166cm), Zoff decidió no renunciar a su sueño y tirar para adelante. Se suele decir que todo esfuerzo tiene su recompensa y a este guardameta italiano le llegó más tarde que pronto. A los 22 años ya medía 182cm y en 1972 la Vecchia Signora, consciente de su error en el pasado, le contrató: Zoff tenía, por aquel entonces, 30 años, pero eso no iba a ser un impedimento para demostrar sus dotes bajos los palos: esos iban a ser sus mejores años. Aguantó tan bien el paso de los años que ganó el mundial con 40, cosa que nunca nadie ha conseguido, y es el futbolista más veterano en haber disputado una final de la Copa de Europa: 41 años 86 días en 1983.

 

Como bien es sabido, los porteros suelen aguantar más que los jugadores de campo y Zoff pudo así completar hasta 22 campañas como futbolista. De ellas, su éxito se concentró entre 1968, año en el que la selección italiana ganó la Eurocopa, y 1982, año en que Italia ganó el Mundial. Entre medias, 6 Serie A, la UEFA de 1977 y dos Copas Italianas.

Una vez retirado se dedicó a ser entrenador, primero de porteros y más tarde del equipo en global. Entre sus mayores éxitos, ganó la UEFA y la Copa Italiana con la Juventus en 1990, fue presidente de la Lazio en la temporada 1993/94, llevó a Italia a la final de la Eurocopa en el 2000 y salvó a la Fiorentina del descenso en 2005. De hecho, este fue su último trabajo.

Teniendo en cuenta su palmarés y su seguridad a la hora de jugar, Zoff es uno de los mejores porteros de la historia. Y los mejores siempre serán y merecen ser recordados.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados