Se habla de:

Fútbol asiatico

article title

El dinero no lo es todo en la Champions de Asia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Finalizó la ronda de clasificación en la AFC Champions League. Ya están definidos los ocho grupos con sus 32 equipos. Entre ellos estará el campeón de esta edición 2017 de la gran competición de clubes del continente asiático. Y se concretaron, por tanto, las ocho últimas eliminatorias previas en las que varios favoritos entraban en liza ya. Y sólo uno de ellos ha quedado por el camino.

El martes, la representación española sumaba dos decepciones. El Kitchee de Dani Cancela y Rufino Segovia rozaba la proeza. Consiguió forzar los penaltis ante el Ulsan Hyundai donde fue superado por el club surcoreano. Poco después, en Teheran, era el Al Sadd de Xavi Hernández el que se despedía de la AFC Champions League. También serían los penaltis los que dictarían sentencia y privarían, por segundo año consecutivo, a Al Sadd de repetir el éxito, lejano ya, de 2011. Otro doble campeón continental como Esteghlal, en un Azadi Stadium repleto con 100.000 espectadores, fue el verdugo esta vez.

Cara y cruz en los mediáticos clubes chinos

El proyecto de Shanghai SIPG no es ningún farol. Con una buena base de jugadores locales y la aportación de extranjeros de nivel superó la fase previa sin ningún problema. Sukhothai aguantó lo que pudo y el partido, ya en el descanso, estaba sentenciado. Óscar y Elkeson ya habían colocado un 2-0 que ascendería hasta el 3-0 final en un segundo acto de trámite. André Villas-Boas superó su primer examen sin dificultad.

Leer más: Los diez pioneros en irse a la Superliga china

Quien demostró ser un gigante con pies de barro fue el otro club de Shanghai. Gustavo Poyet tiene entre manos una plantilla en la que Tévez acapara todo. Su nivel es limitado y el éxito es una utopía en un campeonato local en el que Guangzhou Evergrande, Jiangsu Suning, Shanghai SIPG o incluso, el Tianjin Quanjian de Fabio Cannavaro tienen más profundidad y calidad en su plantilla. El relativo orden impuesto por John Aloisi en Brisbane Roar fue suficiente para desmontar a la primera oportunidad a un Shanghai Shenhua que ya suma su primer fracaso en este 2017.

Kawasaki Frontale y Suwon Bluewings abrirán el próximo día 22 la auténtica AFC Champions League. Comienza, ahora sí, la hora de la verdad. China y sus tres clubes acaparan el dinero y los recursos. Pero este es un torneo complicado en el que el poder económico no lo es todo. Que empiece el espectáculo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados