Se habla de:

Tenis

article title

Dimitrov tiene ganas de 2017

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Año nuevo, vida nueva. Eso ha debido pensar el búlgaro Grigor Dimitrov (Haskovo, 1991), que en la primera semana de la nueva temporada, ya ha mejorado su palmarés de todo 2016. Baby Federer, como es conocido en el circuito, se ha proclamado campeón del ATP 250 de Brisbane (Australia), al superar a la quinta raqueta del mundo, Kei Nishikori (6-2 2-6 6-3).

No ha sido una victoria sin más. No sólo por el hecho de significar su primer título en dos años y medio (su ultima conquista, Queen’s 2014). Por primera vez en su carrera, el búlgaro ha superado en la misma semana a tres tenistas situados en el TOP-10. Sus víctimas han sido el austriaco Dominic Thiem (#8) en cuartos de final, el canadiense Milos Raonic (#3) en semifinales y en la final de este domingo, el japonés Nishikori (#5).

En una semana de 2016, ha conseguido el 75% de victorias ante TOP-10 de las que consiguió en todo el año 2016 (cuatro). Cierto es que hablamos de la primera semana de la temporada, que queda todo el año por delante. Pero comenzar con un título, ganando a tres de los 10 mejores del mundo en tres días y ascendiendo al número 15 de la ATP no es para tomárselo a la ligera.

Habrá que ver como se desenvuelve en una de las plazas que marcan, el Open de Australia. Un torneo que ha visto a Dimitrov meterse entre los ocho mejores (2014). En las tres últimas ediciones en Melbourne, ha caído ante Nadal, Murray y Federer. En unos días conoceremos la suerte que corre Grigor en el sorteo. Lo que nadie le quita ya es su quinto título ATP.

Mirando a Melbourne

Tras la primera semana de la temporada se acerca la cita en Melbourne Park. Con permiso de los dos torneos de preparación pendientes (Sydney y Auckland en el circuito ATP), el primer Major de la temporada atrae miradas. Las primeras, en relación al ranking.

Una de las consecuencias de la victoria de Dimitrov (en realidad, ya con su acceso a la final) es que el búlgaro será 15º favorito en Melbourne, desplazando a Federer hasta el 17º lugar. La diferencia entre ser 16º o 17º es (si no hay demasiadas sorpresas antes de tiempo) es muy grande. Como decimosexta raqueta (o mejor), no se encuentra con un TOP-16 antes de los octavos de final. Fuera de los 16 mejores, desde la tercera ronda existe la posibilidad de cruzarse con un tenista entre el 8º y el 16º y un TOP-4 en la cuarta ronda. Todavía en la primera semana.

Este es el escenario que ha conseguido evitar Dimitrov y en el que ha metido a Federer. El alumno ha metido en un problema al Maestro. El próximo viernes (13 de enero) conoceremos la suerte de los 128 participantes en el cuadro principal de Melbourne.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados