article title

Diego Costa devora lo poco que queda de Villa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Manu MAÑERO – Cuando Radamel Falcao dejó el Atlético llorando, la afición rojiblanca sufrió de despecho y desengaño: ¿cómo encontrar sustituto al colombiano, al hombre de los 70 goles en 91 partidos? Lo que parecía imposible, aunque la historia dijera lo contrario, encontró consuelo en la ‘ganga’ que resultó ser David Villa, casi regalado por el Barcelona, un futbolista de un pasado reciente esplendoroso a nivel club y selección que tras romperse en el Mundial de Clubes de 2011 no había vuelto a ser el mismo. Pero resulta que el asturiano no era el nombre, sino Diego Costa, que le ha comido la tostada, el terreno, los goles y puede que hasta el sitio en el combinado nacional.

El último encuentro de los rojiblancos en Champions ante el Austria de Viena fue el más colorista de los ejemplos que servirían para contraponer a uno y otro: Villa, por primera vez en la temporada, no tuvo ni un solo minuto en el estadio que tampoco pisó por lesión en la final de la Eurocopa de 2008, y en su lugar Diego Costa, que había estado cojeando hasta un par de horas antes del partido, fue titular y se apuntó dos goles –uno de ellos como para comprarse su camiseta-, gritando que él será Falcao, y no Villa. Lo preocupante es, números en manos, caer en la cuenta que Villa ni siquiera parece estar mostrando que vaya a ser Villa otra vez.

El asturiano, en el rol que Simeone le ha entregado en su Atlético, no está desentonando: pelea, barre, lucha, ante el Espanyol se encaró dos o tres veces con los rivales: es justo el perfil destacado del Diego Costa de temporadas pasadas, que ya fuera de ese otro fútbol, lo que se está dedicando es a golear. Suma 12 goles en 12 partidos oficiales (es el Pichichi de la Liga BBVA  y cuarto por la Bota de Oro sólo por detrás de dos jugadores de la liga lituana, terminada, y otro de la noruega, a la que le quedan tres jornadas). El gol a David, en cambio, se le está resistiendo algo más, y ese es el enorme ‘pero’ hoy a su rendimiento.

Villa, que hace 32 años en diciembre, ha celebrado tres tantos en 13 partidos esta temporada y 11 en 36 en todo 2013; cifras lejanísimas a los 12 en 12 de Diego Costa, y todavía más a los 25 en 37 encuentros que el hispanobrasileño lleva este año. Incluso el propio Falcao, con 21 en 34, está perdiendo la batalla con Costa. Pero volvamos a David: se le resiste el gol porque llega menos, apenas pisa área –como refleja su mapa de calor, representativo, tras el partido ante el Espanyol, y la comparación con el de Diego Costa- y no ha terminado de encontrarse cómodo en esa labor de enganche, segundo delantero o futbolista de apoyo (como lo fue también en el Barcelona, aunque allí todavía más escorado).

También llama la atención de la temporada que está arrancando ‘El Guaje’ la procedencia de sus disparos y sus goles, porque todos siguen llegando desde la izquierda, el lugar al que le han obligado a hacerse desde el Mundial de 2010 y desde el que ha visto bajar considerablemente sus números goleadores año tras año, hasta el punto de prácticamente perderlos de vista. Ni siquiera Del Bosque, uno de sus valedores en la adversidad, le mantiene la fe, pues apenas ha jugado 56 minutos con la selección de 450 posibles desde la Confederaciones, si bien de la última lista se cayó por lesión.

En definitiva, el atlético puede seguir tranquilo en la medida en que Diego Costa mantenga esta dinámica goleadora, a tanto por encuentro, y mientras a Villa no le flojee el ánimo y empiece a restar de rojiblanco más que a sumar: su dispersión en la derrota ante el Espanyol, rematada con la suplencia y la falta de minutos ante el Austria de Viena, no han de informar del nivel de confianza que Simeone tiene depositada en él, que consta que es bastante, pero sí de cómo el asturiano sobrelleva a nivel puramente futbolístico la explosión de Costa. Y de momento, el resultado es ese: mal.

[Sigue la actualidad del Atlético de Madrid en @AtletiSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados