article title

Didier Drogba recupera su trono

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Paco LÓPEZ – La Champions League es la máxima aspiración para cualquier proyecto en Europa. El Chelsea de Roman Abramovich siempre la ha tenido entre ceja y ceja, cada libra invertida era vista como un escalón más cerca de la gloria. Didier Drogba fue uno de los primeros fichajes bajo el mando del magnate ruso. El delantero al que Arsene Wenger llevaba observando desde que el marfileño estaba en Le Mans –aunque “no estaba completamente preparado” para dar el salto- acabó metiéndose en el bolsillo a Stamford Bridge, previo paso por OM.

Batallador, veloz, devastador,… el Didier Drogba que pisó Inglaterra era potencialmente uno de los mejores puntas del mundo. Poco a poco, a Didier Drogba se le fue creando mentalidad de líder, ya no era el novato desconocido y las prisas se transformaron en sangre fría. Año tras año su leyenda crecía, Drogba se había convertido en el estandarte ofensivo del Chelsea. Fue mejorando de espaldas a portería y en la colocación dentro del área, cada vez más completo aunque menos dinámico con los años.

'La Orejona' no llegaba a Stamford Bridge así que tuvo que ir Drogba a por ella. En la edición posiblemente más extraña que se recuerde en los últimos años, el Chelsea emprendió un ejercicio heroico de esfuerzos colectivos atrás y el Didier Drogba más monstruoso arriba, él era el encargado de bajar el balón, estirar al equipo y conseguir definir. El destino quiso que el último balón que tocaba con la camiseta blue estuviera lejos del alcance de Neuer y diera la Champions al Chelsea.

El cuento tenía final feliz, pero desde este verano también hay segunda parte. Un regreso en el que se encontrará su huella aún muy presente. Algo tiene Stamford Bridge que complica la vida a los puntas: Demba Ba, Fernando Torres, Daniel Sturridge, Romelu Lukaku, Andriy Shevchenko, … Ni todos ellos juntos han conseguido aportar lo que Drogba hizo. Por eso José Mourinho ha tenido que recurrir a él, con la negativa de Lukaku a luchar desde el banquillo. Drogba llega con 36 años, muchos kilómetros en las piernas y un fútbol distinto. El marfileño ahora se mueve menos pero es capaz de aguantar más balones, en el Chelsea actual tendrá quien le ponga el balón en el pie. Sus últimas gotas de fútbol servirán para tramos en partidos cerrados que echen una mano a Diego Costa, el titular. Por su parte el hispano-brasileño optará a ser su heredero. Por condiciones es quien más se le asemeja de todos los que han fracasado en esa plaza.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados