Miscelánea

article title

Di Maria, Morata y la competencia en el ataque madridista

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Tras el frenético final de campaña de fichajes en el Real Madrid y el multimillonario fichaje de Gareth Bale, además del de Isco, parecía probable que la figura de Ángel Di María fuera una de las grandes damnificadas con estos movimientos. Con el recuerdo de una última temporada en la que rindió de manera en exceso irregular, su suplencia este año pasaba a priori por algo lógico.

Nada más lejos de la realidad, el argentino se ha reivindicado sobre el césped en este inicio de año. Di María ha jugado todos los partidos disputados por el Real Madrid este año como titular, a excepción del primero de liga -cuando aun estaba Özil- y el de Villarreal, con el debut de Bale. Y no solo ha estado presente sobre el campo de manera continuada, sino también determinante. Tres goles y cinco asistencias, además de una influencia en el juego de ataque del Real Madrid, profundidad y capacidad de combinación y creación que permiten que el zurdo rosarino se encuentre en unos de sus mejores momentos como jugador blanco.

Sin duda, los problemas de Gareth Bale en su primer mes en el club y su período de baja han permitido este protagonismo de Di María. Pero también la necesidad del propio argentino de ganarse el puesto ante lo que va a ser una competencia feroz cuando todos los contendientes estén al máximo. El partido de hoy contra el Málaga es uno de los mejores ejemplos, con un Di María determinante, participativo y goleador.

No goleó pero sí destacó contra el Málaga el delantero Álvaro Morata. El canterano, usado a menudo como arma arrojadiza en el debate sobre quién debe ser el goleador de este Real Madrid, jugó su primer partido como titular esta temporada, después de sus buenas actuaciones con la Sub21 y su victorioso último gol contra el Levante. Su tesón, participación, lucha y en ocasiones manifiesta superioridad sobre los centrales malaguistas no se vio recompensada por el gol, mérito también del soberbio encuentro del portero Caballero. Mientras, Karim Benzema, cuyas numerosas virtudes conllevan adosadas demasiadas veces una cierta indolencia ante el gol, veía el partido desde la grada a causa de unas molestias, reservado en principio para el próximo partido de Champions.

Y es que con Juventus y Barcelona en el horizonte más próximo, Ancelotti se encuentra ante el bendito problema de tener en todo el frente del ataque numerosas opciones donde elegir de cara a estos próximos partidos. Di María y Morata fueron los destacados ante el Málaga, pero Bale volvió a jugar -y provocó un penalty- tres semanas después, después de los problemas y rumorología sobre sus lesiones; Benzema no le quiere perder la cara al duelo con Morata en estos partidos importantes y la magia de Isco, apagado durante estas últimas semanas tras su fulgurante inicio, puede volver a aparecer en cualquier momento. Una profundidad de plantilla en la parcela ofensiva que, bien gestionada, debe ser una de las bases de este Real Madrid.

[Sigue toda la actualidad del Real Madrid en @RMSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados