Fútbol italiano

article title

Cuando los derbis de Turín se jugaban bajo las bombas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El archivo del ‘Derby della Mole’ está repleto de partidos míticos. Goleadas bianconere como el 5-0 de 1995, con triplete de Vialli. Remontadas ‘granata’ como la de 1983, en la que levantaron un 0-2 en apenas cinco minutos ante la poderosa Juve de Platini. Duelos de inmensa igualdad, intensidad y goles como el 3-3 de 2001. O de lucha directa por el ‘Scudetto’ como los de la campaña 1975/1976. De todos y para todos los colores. Sin embargo, hubo una época en la que su disputa no fue, ni mucho menos, sencilla.

El desembarco de las tropas aliadas durante la II Guerra Mundial provocó la división de Italia en dos mitades y el país pasó a ser un enorme campo de batalla. La normalidad de la Serie A se truncó de raíz pero el fútbol no se detuvo. En enero de 1944, la federación puso en marcha el Campeonato Alta Italia entre los equipos del norte, ocupado por los alemanes. Un complejo torneo interregional que finalmente careció de oficialidad, para menoscabo del Spezia, vencedor en la fase final con el nombre de 42º Cuerpo de Bomberos de la ciudad ligur.

Como el Spezia, los dos grandes equipos de Turín también se vieron obligados a ‘disfrazarse’ y a obtener contratos de trabajo regulares para sus jugadores, a fin de evitar que fueran llamados a filas. La Juventus, con los hermanos Sentimenti como figuras, trasladó su sede al municipio de Alba y adhirió a su denominación la de Cisitalia, empresa automovilística propiedad de Piero Dusio, por entonces presidente del club. El Torino tuvo que hacer lo propio con la FIAT de los Agnelli. Toda una paradoja.

Se disputaron un total de seis Juventus Cisitalia – Torino FIAT entre el citado campeonato y el del año siguiente, reducido -todavía más- al ámbito metropolitano. No obstante, los resultados, en aquel agitado periodo, eran lo de menos. Las bombas resonaban en el cielo de la capital del Piamonte a diario, siendo Turín la ciudad más bombardeada de Italia, por lo que la sola celebración de cada uno de estos derbis de la automoción entre trincheras era ya un triunfo, ganase quien ganase.

La derrota del fascismo trajo consigo, por fin, la vuelta de la competición a su cauce habitual. El Toro dio paso a su ciclo de máxima gloria, mientras que la ‘Vecchia Signora’ -gran dominadora de la década anterior- se mostraba incapaz de arrebatar un solo título a Valentino Mazzola y compañía. La posterior evolución de ambos ha dictado un panorama completamente inverso.

La oportunidad de presenciar un Derby della Mole está hoy asegurada pero hubo un tiempo en que fue más una llamada a la normalidad ante la crueldad bélica que un apasionante encuentro de fútbol. La Mole respira Calcio. Bríndenselo. Con el mismo orgullo de aquellos valientes hace 70 años. Para que la historia siga escribiéndose.

 

Foto principal: museotorino.it | Estadio Comunale (actual Olímpico) en 1943 tras un bombardeo sobre la ciudad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados