Celta

article title

Deportivo 1-3 Celta: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Derbi gallego en horas bajas para ambos contendientes, aunque derbi gallego al fin y al cabo, el que se presentaba para cerrar la jornada 17 de la Liga Santander y la competición doméstica en el 2017. Con sólo tres puntos de distancia entre los visitantes y los locales, éstos últimos situados provisionalmente en puntuación de descenso, se presentaban en Riazor ambos conjuntos en un encuentro envuelto como siempre en un ambiente realmente especial y que presagiaba tensión y emoción de principio a fin entre dos equipos de una rivalidad máxima.


Con un espectacular ambiente en las gradas arranco un encuentro que no decepcionó a las expectativas desde el principio. Y es que no se había llegado al minuto cinco de encuentro cuando el Celta ya agitaba el derbi y el marcador. Una vez más, Pione Sisto era el encargado de colocar un centro medido y Wass cabeceaba a la red el regalo del extremo. Colak respondería en la siguiente jugada con un disparo desde la frontal duro y seco que puso en apuros a Rubén Blanco. Era la carta de presentación para un espectáculo sublime. Y es que las alternativas ofensivas se sucedían y en el minuto 15 el empate estuvo muy cerca en un disparo cruzado por alto que se perdió por muy poco por línea de fondo. Fue a través de Adrián, como pudo ser a través de cualquiera y es que el Depor estaba cada vez más enchufado a un partido de ritmo trepidante. A la contra, a balón parado y al ritmo marcado por Çolak el equipo de Parralo arrinconó al Celta en su área cada vez con mayor insistencia. Los de Unzúe por su parte juntaban líneas confiando en que las fuerzas de su rival fuesen menguando con el paso de los minutos y en cazar alguna contra que les diese tranquilidad definitiva en el derbi. Y así fue, poco a poco el equipo deportivista fue perdiendo capacidad física y con ello creando menos peligro, aunque continuaba dominando el juego y volcándose en ataque. Quizá en exceso, porque la segunda premisa también se cumplió. Maxi cazó una contra en la que consiguió zafarse de su marcador y asistir a Iago Aspas para que éste empujara a placer y colocase el 0-2 en el marcador. Corría el minuto 40 de partido y el derbi se dirigió al descanso con un resultado que no reflejaba en absoluto lo que se vio durante el primer acto sobre el césped de Riazor.

Trató de cambiar Parralo el signo del partido introduciendo en la renaudación el carácter de Florin Andone, aunque para ello sacrificó el talento y la creación de un Çolak que había sido el mayor generador de juego blanquiazul. Quizás por ello y por el golpe psicológico del marcador, el panorama cambio definitivamente. El Celta estuvo cada vez más cómodo, Iago Aspas se adueñaba de las situaciones ofensivas y las consecuencias no tardaron en llegar. Primero Schar se vio obligado a cortar una contra vertiginosa de Aspas que le supuso una amonestación que le impedirá jugar el próximo encuentro y después en un nuevo golpe franco el delantero vigués limpió las telarañas de la portería de Rubén. Era el 0-3, que parecía la sentencia definitiva a un derbi que había tenido el dominio del Depor pero al que fue el conjunto vigués el que le otorgó gol y efectividad. No se rindió sin embargo el Depor y cerca del minuto 60 Florín Andone cazó un balón en el área con el que acortó distancias. Ingresaba entonces Fede Valverde y el Deportivo era consciente de que era entonces o nunca para tratar de recuperar opciones de obtener algo positivo del derbi. Apretó el equipo coruñés e incluso reclamo penalti en alguna acción. Fede Valverde realizó la labor que en la primera mitad había desempeñado Çolak y el Depor volvió a ser superior, aunque la rémora era ya enorme y la dificultad para levantar el encuentro máxima.

Así pues, Aspas terminó siendo decisivo en el devenir del derbi gallego pese a que el Deportivo mereciese mucho más por su juego, ante un Celta que fue tremendamente efectivo e hizo de dicha virtud la diferencia vital para llevarse algo más que tres puntos de Riazor.

 

LO MEJOR: la efectividad de un Celta de Vigo que fue inferior a su rival durante grandes tramos del encuentro pero que aprovechó sus ocasiones al máximo para terminar llevándose el derbi gallego.

LO PEOR: los despistes y la fragilidad defensiva del Deportivo en un encuentro que dominó en la mayoría de sus fases y que terminó perdiendo con claridad.

JUGADOR SPHERA (MVP): Iago Aspas

Las notas (de aplicación en Ligas Futmondo)
Deportivo:

XI Inicial:Rubén (5), Luisinho (5), Schar (5), Sidnei (4), Juanfran (5), Borges (6), Guilherme (5), Çolak (7), Carles Gil (5), Adrián (6), Lucas Pérez (6)

Suplentes:Florin Andone (6), Fede Valverde (5), Borja Valle (s.c.)

Celta:

XI Inicial:Rubén (6), Jonny (5), Sergi Gómez (5), Cabral (5), Mallo (6), Pablo Hernández (6), Lobotka (6), Wass (7), Sisto (6), Maxi (7), Aspas (9)

Suplentes:Emre Mor (5), Radoja (5), Brais Méndez (5)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados