Australia

article title

Depay y Van Persie logran doblegar a la insumisa Australia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Joel SIERRAEra una situación impensable, casi un contrasentido histórico. Australia saltó al estadio Beira-Rio convencida de sus posibilidades y con la intención firme de hacerse dueña de la posesión para dominar desde el minuto uno. Y vaya si lo hicieron. La selección de Van Gaal, que transita desde el fútbol total al pragmatismo absoluto, no lograba conectar, se veía obligada a agazaparse y sólo encontraba salida a través de envíos largos y tras pérdidas oceánicas en la medular.

Y de esa forma, prácticamente la única posible, llegó el primer tanto holandés en el 20’. Balón vertical desde la defensa, error de cálculo fatal de Wilkinson en medio campo y galopada desenfrenada de Robben hasta plantarse en solitario delante de Ryan y definir cruzado. La apuesta de Postecoglou -que va camino de coronarse como entrenador – era futbolísticamente valiente y tácticamente impecable pero los errores en la entrega podían condenarla todavía más a raíz del primer tanto de Holanda.

Nada más lejos de la realidad ya que cuando todavía estaba proyectándose la repetición del tanto de Robben en los marcadores, Cahill conectó una volea rotunda, plástica e impresionante que se coló pegada al larguero, allá donde ni Cillessen ni nadie habrían podido llegar nunca. El estandarte del orgullo ‘aussie’ hacía el empate y el gol del Mundial tras un balón bombeado al área por McGowan destinado al fracaso pero que, llovido del cielo, se convirtió en obra de arte cuando Cahill la conectó con su pierna zurda antes de que tocara el césped. Magistral.

Los planteamientos regresaron nuevamente a la tónica inicial. Australia siguió dominando, empezó a tener a Holanda contra las cuerdas, se estabilizó, frenó las pérdidas y cerca estuvo de convertir el 1-2 en una ocasión muy clara de Bresciano a los 30’ tras una jugada espectacular de Leckie, motor de los ataques de su equipo y una de las sensaciones inesperadas de esta Copa del Mundo.

Minutos antes del descanso, una entrada de Tim Cahill sobre Martins Indi se convertía en una mala caída del defensor ‘oranje’ y en la segunda amarilla del torneo para el delantero del NY Red Bulls. Cahill no estará contra España y probablemente haya jugado su último partido en los Mundiales. Eso sí, dejando un sello imborrable.

Tras el parón y con el infortunio de Martins Indi, Van Gaal decidió dar entrada a Memphis Depay y dejar de lado el 5-3-2 para pasar a jugar con el clásico 4-3-3 holandés. Acierto absoluto. El extremo del PSV revolucionó el partido, dio aire y profundidad a su equipo -hasta entonces cariacontecido- y desatascó el tapón.

Sin embargo, antes de dar paso a su exhibición, un centro del recién salido Bozanic en un ataque aislado de Australia, se convirtió en un penalti dudoso por manos de Janmaat que Jedinak se encargó de transformar en el 2-1 en el 55’. El partido enloqueció. La fe recorría las venas australianas y a punto estuvo el conjunto de Postecoglou de aumentar su ventaja dos minutos después si Tim Cahill hubiese entregado bien el balón en un tres contra dos tras el fallo garrafal de Nigel de Jong en la salida.

Lo pagaron muy caro porque en el  58’, el despiste de Davidson a la hora de tirar la línea en el fuera de juego y el pase filtrado de Depay sirvieron en bandeja a Van Persie el gol del 2-2. Y el delantero del Manchester United, que debió ser expulsado poco después, no perdonó. Holanda volvía a la vida pero no conseguía dejar de sufrir. Incluso Oar tuvo nuevamente en sus botas la ventaja ‘aussie’.

El sufrimiento holandés terminó  en el 68’. Un disparo lejano de Memphis Depay colocaba el 2-3 definitivo en el marcador en una acción en la que el guardameta australiano estuvo poco afortunado. Solo entonces el conjunto de Van Gaal se hizo dueño del partido por primera vez, acaparando todo el peso ofensivo y, excepto algunas salidas inocentes de una Australia que ya no tenía fuerzas para seguir remando, logró respirar hasta el pitido final.

Holanda suma otros tres puntos y sigue liderando el grupo. Los pronósticos acabaron por confirmarse pero con una intriga mucho mayor de lo esperado. Cuidado España. Postecoglou y los suyos ya lo han demostrado con creces: son un hueso para cualquier rival. Incluso para todo un campeón del mundo.

FICHA TÉCNICA
.:: Estadio: Beira-Rio (Porto Alegre), 42.877 espectadores
.:: Árbitro: Djamel HAIMOUDI [ALG]

.:: AUSTRALIA
Ryan (5); McGowan (6), Wilkinson (4), Spiranovic (6), Davidson (5); Jedinak (6), McKay (7); Leckie (7), Bresciano (5), Oar (4); Cahill (8).
Suplentes: Bozanic (7), Halloran (6), Taggart (5).

.:: HOLANDA
Cillessen (6); Janmaat (5), Vlaar (5), De Vrij (7), Martins Indi (4), Blind (4); De Guzmán (5), De Jong (4), Sneijder (5); Robben (7), Van Persie (8).
Suplentes: Depay (9), Wijnaldum (5), Lens (s.c).

MVP según FIFA (jugador @Sportium): Arjen ROBBEN

NOTA.- Puedes comprar la #GuiaBrasil2014 aquí: http://goo.gl/P5U0NV
Usa el cupón promocional SPHERAPROMO y te sale la Guía por 3,99€ (230 páginas). Datos de OPTA y opinión + información de más de 50 analistas de diferentes medios internacionales como Eurosport, Canal+, Sky Sports, Cadena COPE, Marca, GolT, CNN, ESPN, Televisa, Corriere dello Sport, Le Parisien y diferentes medios de Centroamérica y Sudamérica. La #GuiaBrasil2014 está actualizada al 100%, incluye bio de los 736 futbolistas oficiales y sus respectivos dorsales. Además, con la compra de la Guía recibirás un cupón de 10€ de Futbolmanía.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados