Fútbol italiano

article title

¿Puede De Zerbi obrar el milagro en Benevento?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

0 puntos en las 12 primeras jornadas de Serie A. 9,67 xG (goles esperados), tercer peor dato del campeonato. Eficiencia defensiva en juego abierto -diferencia entre xG y xGA, en contra- de 14,19. Media de 17,8 tiros concedidos por partido, solo mejor que el Verona. Cinco goles anotados, peor ataque de Serie A. 30 goles encajados, peor defensa del campeonato.  Estos son los números que demuestran el horrible inicio de temporada del Benevento. De hecho, tras la 9ª jornada, el presidente Vigorito decidió despedir al técnico Marco Baroni, artífice del milagroso ascenso que permitió el debut del club sannita en Serie A.

Su sustituto fue Roberto De Zerbi, 38 años, considerado en Italia como uno de los mayores innovadores y mayor discípulo del juego de posición en el Calcio.

 

¿Quién es De Zerbi?

Antiguo técnico del Darfo Boario, Foggia y Palermo, estudioso de Guardiola -fue invitado por Pep al Bayern para estudiar su metodología- basa su juego en la posesión de balón, la presión ultra-ofensiva y el gegenpressing.

El fútbol del ex mediocampista de Napoli y Cluj se basa en principios de juego muy definidos, aunque no ligados a un sistema en concreto, ya que De Zerbi ha utilizado diferentes sistemas (4-3-3, 3-4-2-1, 4-2-3-1…).

Libro: El sistema 1-3-3-4 y su posible desarrollo en el juego de posición

Fase ofensiva

En ataque, sus equipos construyen la jugada saliendo desde atrás, con el objetivo de conquistar metros en campo rival a través de una estructura y una distribución que además favorece la presión cuando se pierde el balón.

La jugada ofensiva parte del portero, un concepto poco habitual en Italia y que representa una de las características claves de un buen juego de posición.  La gestión de balón por parte del portero tiene el objetivo de crear superioridad numérica desde el inicio de la fase de construcción.

En caso de presión rival, los equipos de De Zerbi usan el torwartkette, una disposición con los centrales amplios y con el portero adelantado, situado entre ambos. Otro movimiento es la clásica salida lavolpiana, con un mediocampista que baja para colocarse entre los centrales.

Cabe destacar que el técnico italiano no teme la presión rival, sino que instruye a sus jugadores para salir jugando, evitando la presión ofensiva rival.

Así inicia la posesión de balón de De Zerbi, no un simple tiki-taka para mantener el balón, sino un medio para manipular el sistema defensiva rival creando espacios para avanzar en vertical. Para esto recurre utiliza al tercer hombre o a la sobrecarga de un lado del campo para luega descargar hacia el lado débil.

Es clave el trabajo de los mediocentros. En el 4-3-3, los volantes deben ocupar los half-spaces y garantizar el apoyo en la circulación de balón, además de internarse en ataque para apoyar la acción ofensiva, creando superioridad posicional por detrás del mediocampo rival.

Precisamente la ocupación de los half-spaces es característico del juego de posición y se demostró recientemente en el juego del Real Madrid en la segunda parte de la última final de Champions League.

A un nivel más alto del campo entran en juego los extremos. Su movimiento sirve para abrir espacios en el centro, si bien el técnico italiano prefiere ‘cortar’ las alas y que no lleguen hasta el fondo para centrar.

Los movimientos de las dos cadenas laterales y el pivote están coordinadas: a cada movimiento de un jugador se corresponden el movimiento del resto. Así, se pueden ver tradicionales superposiciones de los laterales o movimientos de los volantes que desciende en sus respectivos half-spaces, con los laterales que suben; o los mimos volantes que derivan hacia la banda mientras los extremos se centran.

El delantero centro tiene un rol particular: no solo es un finalizador, sino que debe participar también en la fase de creación, moviéndose en horizontal en campo contrario, combinando con interiores y extremos.

 

Fase defensiva

La óptima estructura de base que De Zerbi busca en fase ofensiva permite a menudo a sus equipos controlar el centro, aprovechando el espacio entre las líneas de defensa y mediocampo.

Este posicionamiento en ataque favorece, no solo la búsqueda de combinaciones en espacios cortos en ataque, sino también la inmediata reconquista de balón en caso de pérdida.

A partir del 4-3-3, en fase defensiva De Zerbi usa el 4-5-1 con el retraso de los extremos, aunque también el 4-1-4-1. La petición al equipo es mantenerse corto y estrecho, acortando la zona de influencia del balón.

Tanto en gegenpressing como en presión, el sistema defensivo del ex técnico de Foggia y Palermo está orientado hacia el balón. La presión ultra-ofensiva es utilizada para obstaculizar la construcción rival, a menudo obligando a los rivales a lanzar en largo.  No obstante, la presión alta no es siempre utilizada y a veces se dispone a la altura del mediocampo, cerrando el embudo central.

Con el equipo situado, De Zerbi pide a los suyos orientar a los rivales hacia las bandas, para luego cerrar las opciones de pase centrales para evitar cambios de juego.

Con el balón en zona más baja, la línea defensiva se orienta mayoritariamente hacia el hombre, buscando la anticipación.

 

Así juega el Benevento

Este es el fútbol de De Zerbi, una filosofía de juego que ya tuvo que modificar durante la pasada temporada, en su poco afortunada experiencia en el Palermo.

Con el Benevento, De Zerbi está intentando proponer de nuevo su idea de fútbol. El entrenador bresciano aceptó el reto de entrenar al club inmediatamente, pese a ser complicado y disponer de poco tiempo.

“No creo que haya fallado cuando decidí firmar por este equipo. Se necesita orgullo y dignidad para tener al público de nuestro lado, si no tendré que elegir quién juega y quién no. Creo que estaba sobrio cuando el presidente me ofreció afrontar tres partidos complicados -Cagliari, Lazio, Juventus- en poco tiempo o esperar al parón”.

Tras el debut contra el Cagliari, donde el Benevento mereció más que la derrota en el descuento, los campanos se enfrentaron a la Lazio, uno de los equipos más en forma del momento.

El primer tiempo fue de dominio absoluto de los hombres de Inzaghi, que dominaron a lo largo y ancho del partido frente a un equipo impotente, que mostró claramente las diferencias enormes entre ambos clubes.

En la segunda parte, -relajación de la Lazio mediante-, el Benevento parcialmente subió y durante media hora se vio algo del proyecto de equipo que De Zerbi quiere.

La fase ofensiva en 3-4-2-1 del Benevento

Un 3-4-2-1 con dos mediapuntas en los half-spaces y con dos carrileros que suben para dar amplitud. Este desplazamiento permite la construcción natural de una serie de triángulos en el terreno de juego, que aumentan las líneas de pase para el portador del balón.

Triángulo lateral formado por el central, el carrilero y el mediapunta

En defensa, el equipo se dispuso con un 5-4-1 con los extremos más retrasadas para formar una línea de cinco en defensa, con los dos mediapuntas que ayudan a los dos mediocentros en la medular.

Para desarrollar su juego, De Zerbi tendrá que incidir profundamente en sus jugadores. Los datos estadísticos muestran que el Benevento es el 18º equipo de Serie A por posesión de balón (45%), aunque 12º en precisión de balón (81,8%). El equipo campano tira bastante (13,1 tiros por partido), pero sin precisión (solo 3,5 a portería).

La presión parece bien organizada

En defensa, el equipo necesita grandes mejorar: demasiados los 29 goles encajados, de los cuales 22 en juego abierto (75%) y siete a balón parado (tres penaltis).

En la 10ª jornada, los datos InStat Scout mostraban en 40,5 metros la distancia media desde la portería rival en la pérdida de balón y en 78,7 metros la distancia a la portería rival de recuperación, datos que indican un planteamiento demasiado conservador y una línea defensiva muy baja. En este sentido, el fútbol de De Zerbi se vio contra la Lazio, con baricentro alto en 52,06 metros.

Un dato más del partido contra la Lazio que describe bien el juego de De Zerbi es el relativo al balance ofensivo: el Benevento realizó el 54% de sus ataques en la zona central, en línea con la filosofía del nuevo técnico.

En el caso de la SPAL, también recién ascendido, pone en práctica una estrategia que la deja fuera de la zona descenso: la circulación de balón en defensa contribuye casi siempre a bajar la presión de los rivales, como ocurrió contra el Napoli. El equipo de Semplici adapta su estrategia en base a los rivales, buscando hacer salir el balón desde la defensa de manera limpia, en cualquier situación.

 

Salida de balón

Un típico ejemplo de trabajo sobre el que De Zerbi tendrá que centrarse es la atención en lo relativo a salir jugando desde atrás.

En este sentido, el partido contra la Lazio mostró las lagunas del Benevento en el juego desde atrás, como se vio en el gol del 0-2 de Immobile tras un balón perdido.

 

Precisamente la salida de balón es muy importante. Con centrales y mediapuntas que ocupan half-spaces  a altura diversa, se pueden crear triángulos ofensivos entre el central avanzado y el mediapunta, que pueden crear superioridad posicional entre líneas aprovechando la velocidad.

 

En general, De Zerbi quiere responsabilizar a sus defensas en la salida de balón desde atrás, sin dejar solos a los mediocentros en la creación de juego.

 

Recomenzar desde Ciciretti

Muchas de las mejoras ofensivas del Benevento a nivel goleador y de ocasiones pasará por la capacidad de De Zerbi de recuperar a Amato Ciciretti. El entrenador ya ha hablado del talento de la cantera de la Roma

“Cuando esté bien, jugará siempre. Ya le quería cuando estuve en Palermo. Debe volver a un peso adecuado, es un problema, si quiere jugar a alto nivel debe cambiar algunas cosas y yo le ayudaré si quiere”.

Técnicamente dotado, con una zurda capaz de producir asistencias y disparos a portería, Ciciretti es el hombre clave del Benevento, el jugador que, junto a Marco D’Alessandor, está llamado a dar el salto de calidad al equipo.

Utilizable como extremo en 4-4-2 o 4-3-3, en el sistema de De Zerbi, Ciciretti tendría que cubrir uno de los dos puestos de mediapunta, a la espalda del delantero centro. En defensa, el entrenador no podrá pedir mucho al talentoso zurdo, como mucho algún marcaje al regista rival. Pero en fase de posesión, la aportación de Ciciretti podría ser clave para la salvación del Benevento.

 

Junto a Ciciretti, De Zerbi tendrá que intentar recuperar a Pietro Iemmello. Elemento clave de su Foggia, De Zerbi debe intentar proveer más a su delantero.

 

Conclusión

La plantilla a disposición de De Zerbi no es adecuada para la Serie A. Por esto, el entrenador del Benevento intentará reflotar el barco a través de una filosofía de juego que consiga tácticamente que el los giallorossi produzcan puntos contra equipos más sólidos técnicamente.

Con este propósito, el nuevo entrenador tiene la intención de alternar el 3-4-2-1 visto hasta ahora con el 4-3-3, con el que ya hizo maravillas en Foggia. La fluidez del sistema de juego, también durante el mismo partido, sigue siendo un must para el juego de De Zerbi: contra la Juventus el Benevento mostró dos caras, atacando en 3-4-2-1 y defendiendo en 4-1-4-1.

De la capacidad de los jugadores del Benevento de asimilar el credo futbolístico de De Zerbi pasarán muchas de las opciones de los sannitas para conseguir una salvación que sería milagrosa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados