Fútbol Español

article title

De premio, un balón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Érase un vez un premio, un balón y una musaraña. Una revista científica, Current Biology, ha publicado un informe en el que se demuestra que una especie de musarañas, animalillos similares a los ratones, son capaces de reducir el tamaño de su cabeza un 30% cuando llega el invierno. Esta capacidad ha sorprendido a los investigadores tanto como ha abierto una nueva ruta para escapar del engorroso proceso de la concesión de los premios de mejor futbolista masculino y femenina.

Pese a que los días previos han sido más benévolos con los descreídos de estos galardones, la pompa de la gala organizada por la FIFA, las opiniones que aficionados de todo pelaje han lanzado en las redes sociales y el ego aumentado o herido de sus protagonistas son una cantinela que sigue al mismo tiempo enamorando a la clase dirigente del fútbol y desencantando al resto, exceptuados los ganadores.

El Balón de Oro fue un premio de enorme prestigio pese a que nació con unas limitaciones que hoy serían inaceptables, ya que apartaba de su elenco de candidatos a todos aquellos futbolistas que no fueran europeos. Más tarde se amplió el abanico a cualquiera que jugara en un club del viejo continente. Por último, la revista France Football, creadora de la iniciativa, llegó a un acuerdo con la FIFA, que por su lado concedía otro galardón, para aunar ambos reconocimientos. De toda la historia, lo único que se podía conocer de antemano era el final: publicación y organismo han acabado por separarse y volver a las antiguas costumbres.

(Getty)

Sin embargo, la imagen del Balón de Oro está seriamente dañada. La FIFA es como el eucaliptus, que absorbe todo lo que entra en contacto en ella y de ese modo erosionó la hermosa tradición periodística. Una organización de corrupciones probadas, de repente, adquiría los derechos de una vieja propuesta y convertía la entrega, casi íntima, del premio en una tómbola comparable a los peores festivales veraniegos.

Son los futbolistas un gremio arisco con la publicidad. Por cada ganador de trofeos individuales hay millones de damnificados que son, como mucho, segundos. Los compañeros de equipos de leyenda quedan reducidos a la medalla de los títulos obtenidos y a un recordatorio protocolario en el discurso del premiado. Todo este doloroso proceso, en un pequeño plató, a la usanza de los actos organizados por France Football en su día, queda dulcemente mitigado. Hoy, con la transmisión para todas las televisiones, la prodigiosa red de internet y las mayores condiciones para la comunicación de la historia de la humanidad, su visionado se ha multiplicado de forma exponencial.

(Getty)

La Liga española ha tenido la suerte o la habilidad de conseguir que dos de sus jugadores sean quienes se han repartido esta distinción durante la última década. Para contentar a unos y a otros, la FIFA ha variado el sistema de puntuación y votación, se ha pasado la mano por el hombro o por el talonario a los disconformes y a otra cosa mariposa. Su brillo ha sido tal que incluso cegó a los programadores del evento, incapaces de adivinar que la mejor jugadora del mundo no podría estar presente en el espectáculo, concentrada con su selección. Llama aún más la atención que este impedimento se deba a una competición que depende de la propia FIFA, incapaz de armonizar agendas.

En la deriva del fútbol actual, ni la revista ni la federación son las mismas de hace medio siglo. Los futbolistas también han evolucionado, como lo ha hecho la sociedad, que alberga a todos estos protagonistas y añade otros muy importantes: los aficionados. La FIFA ha desoído por norma a los seguidores y también a los futbolistas. A estos los contenta con una pamema monumental durante tres cuartos de hora; a los seguidores, por el momento, sigue sin responderles, como si no hubiera balones suficientes para entregar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados