Se habla de:

Fórmula 1

article title

¿De dónde viene el nombre de ‘Fórmula 1’?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si estás leyendo este artículo, seguramente sepas que actualmente la Fórmula 1 es una categoría automovilística en la cual participan un conjunto de equipos, que diseñan un monoplaza con el que sus pilotos compiten en pista por el ser ganador de un título mundial. Esta podría ser una definición más o menos genérica de lo que mundialmente se conoce como Fórmula 1.

Pero ‘Fórmula 1’ ni contiene a la palabra monoplaza, ni ningún sinónimo de ella, ni tampoco carrera, competición, categoría, … Lo que sí sabemos todos es que al escuchar este nombre, asociamos en la mente un circuito con los monoplazas de carreras más rápidos del mundo. Entonces, ¿por qué se llama a esta categoría Fórmula 1?

Tenemos que remontarnos bastantes décadas atrás para poder encontrarle un motivo a este nombre. Hasta la Segunda Guerra Mundial, el deporte de motor no estaba unificado. Los países más potentes, como Alemania, Inglaterra o Francia fabricaban coches de competición, pero no había un campeonato unificado. Se disputaban Grandes Premios, como el de Mónaco de 1933, el cual fue el primero que la parrilla de salida se decidió por tiempos de una clasificación y no por sorteo, pero no existía un campeonato como tal.

Anteriormente a 1947, surgió la idea de crear un campeonato de motor. Es el caso de 1923, donde se reunieron en París la AIACR (Asociación Internacional de Clubs de Automóviles Reconocidos). Finalmente, esta reunión se centró más en la discusión sobre crear un Gran Premio Europeo más que en un campeonato unificado.

Pero fue en 1947 donde se sentaron las bases de una competición con una normativa fija. La AIACR pasó a ser la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) con sede en París. En 1949 anunciaron la creación de un Campeonato Mundial de Pilotos para 1950, y fue aquí donde surgió el nombre de Fórmula 1.

En esta nueva competición, los equipos tenían que cumplir una serie de normas en sus monoplazas a través de una fórmula. En esta, estaban relacionados el peso, la cilindrada, el consumo y la potencia. En un alarde de creatividad, decidieron incluir la palabra fórmula al nombre de esta nueva categoría.

Pero fórmula a secas no terminaba de gustar, el nombre necesitaba algo más. Como la competición quería ser puntera a nivel mundial colocándose a la cabeza del automovilismo de competición, pensaron que el número 1 le venía perfecto. Al juntar la palabra fórmula y el número 1 obtenían un nombre para la competición muy original, a la vez que definía a la perfección lo que era la categoría: monoplazas que seguían una fórmula y competían por ser los mejores del mundo.

Leer más: ¿Es adecuado el uso de la tecnología en la Fórmula 1?

Anécdota más que curiosa la del nombre, que ha permanecido fijo a lo largo de los 67 años de la historia de la competición. El objetivo era diseñar un campeonato que tuviera una repercusión mundial y fuera lo más destacado del automovilismo. Basta mirar lo ocurrido desde 1950 para darse cuenta de que su objetivo se cumplió. Lo que comenzó como unas carreras privadas ha terminado convirtiéndose en la máxima categoría del automovilismo mundial.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR