article title

De cuando costaba elogiar a Casemiro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Manu MAÑERO – Ahora le ponen de Mauro Silva para arriba y le encuadran entre adjetivos muy sonoros, de los que suelen acabar de raíz con las carreras de los más jóvenes: pero con Casemiro, la sensación del Real Madrid en pretemporada, no se fue siempre tan condescendiente ni muchísimo menos. Más bien al contrario: llegó cedido in extremis para jugar en el Castilla la pasada temporada (tras 80 partidos en primera brasileña con el Sao Paulo) y acabó desplazando del once a José Rodríguez, que apenas unas semanas antes había explotado, también en las portadas, como el futbolista más prometedor de la cantera blanca.

VÍDEO | Gol de CASEMIRO ante el Bournemouth

Casemiro llegó muy apurado a Madrid pero se hizo enseguida con el mando. Era, de hecho, muy del agrado de Toril, como evidencian las estadísticas. Se hizo imprescindible casi desde el primer día: 1.201 minutos repartidos en 15 partidos con el filial blanco, que según se especuló, no era más que un trampolín para que el futbolista, de 21 años cumplidos en este 2013, pasara más barato enseguida al primer equipo –de ahí la opción de compra en su contrato de cesión-.

VÍDEO | Gol de CASEMIRO ante el Lyon

Como quiera que sea que la titularidad del brasileño con el filial suponía sentar a uno de los protegidos por la opinión pública de aquellas semanas, el ya referido José Rodríguez (que en toda la temporada acumuló menos minutos, 1.028, que Casemiro en cinco meses, y que desde la llegada del nuevo sólo fue titular en dos encuentros y apenas jugó 269 minutos), enseguida muchos de los que dormitan a la espera de carroña, se lanzaron a desprestigiar y dudar de la incorporación del jugador.

El primer error, común, fue asociar su llegada a Mourinho y en concreto a su representante, Jorge Mendes. Una teoría que se desmontó enseguida, porque a Casemiro no le llevaba él, sino otro prestigioso agente del fútbol mundial, Joseph Lee, quien en su día construyó las carreras de Roberto Carlos o Dejan Petkovic, y que en la actualidad también lleva a Hernanes (Lazio) además de al propio Casemiro, quien es sin duda su joya de la corona. El año anterior, un jugador de Mendes –Pedro Mendes– debutó en el Santiago Bernabéu a los dos días de fichar e incluso tuvo minutos de Champions frente a otros canteranos, algo que por razones equis, pareció molestar profundamente a un sector de la prensa, que hasta intentó recordar el caso para hablar de Casemiro.

Pero cuando la opinión pública explotó contra Mourinho y Casemiro fue cuando el primero dio la alternativa al segundo en el centro del campo en Liga, ante el Betis, partido en el que salió como titular. Se llegó a escribir que la presencia del brasileño era otro órdago al trabajo del club en las categorías inferiores, pero Casemiro se destapó con un encuentro serio y más que decente, en el que impuso músculo y criterio. Resulta que en junio, ya sin Mourinho, se le compró por seis millones: y que, durante toda la pretemporada, ha sido de los jugadores más elegidos y elogiados por Ancelotti, el pacificador. Ahora, de pronto, Casemiro ya es un crack mundial, pero cuidado: hace unos meses, por cuestiones ajenas al fútbol, sospechar de él era mínimo común múltiplo. Así funciona esto.

[Sigue toda la actualidad del Real Madrid en @RMSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados