Bélgica

article title

De Conte a Bélgica

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Mucha gente se reía de Bélgica. Los diablos rojos eran el combinado que recibía la vitola de outsider en cada torneo pero que al final caía cuando se encontraba a las puertas de hacer algo importante. En la federación se cansaron. Wilmots, un ex jugador histórico, era despedido tras haber colocado a la selección entre las mejores. Pero no servía. La generación belga debía tocar un trofeo y se pensó en Roberto Martínez. El de Balaguer, que no había acabado con buen pie en el Everton, tenía y tiene como primer objetivo clasificar a su equipo a Rusia. Aun así, el grupo es asequible por lo que se le obliga, también, a hacerlo con estilo. Y el español ha arrancado con estilo. Sin duda, ha dado con la tecla.

¿Qué tiene que ver Conte con Bélgica? se preguntaran algunos. En dos palabras tienen la respuesta: el esquema. Tanto el Chelsea como Martínez tienen algo y ese es Eden Hazard que, tras un pasado curso horrible, está volviendo a su espectacular nivel. El ex del Lille ha encontrado su lugar perfecto. En el 3-4-3 que realizan los de Stamford Bridge, Hazard se coloca a la izquierda de los tres delanteros. En los pasados años ya partía por esa banda pero ahora tiene la tranquilidad de tener un interior por detrás, dos centrocampistas al lado y tres centrales. En Londres, con Kanté y Matic ocupados en defender, el extremo es libre de moverse por donde quiera. Y su libertad, simplemente, es puro fútbol.

El esquema de Conte le ha dado ideas al entrenador de Bélgica. El país del noroeste europeo no tiene demasiados laterales por lo que jugar con dos carrileros es altamente inteligente. A la derecha está el brillante Meunier, gran aparición en la Eurocopa, y a la izquierda está Carrasco aunque quizás este último sea el único lunar porque en el Atlético de Madrid no parte desde tan atrás. Por otro lado, en el centro sorprende ver a De Bruyne, un mediapunta que de momento está jugando en el doble pivote. Veremos cuando los belgas se enfrenten a un equipo mejor pero en el encuentro frente a Estonia estuvo bien. Roberto ha entendido la idea de Conte en Londres. El 3-4-3 es la nueva formación belga en la que construir. Bélgica mejora y, mientras, Hazard sonríe. Rusia no queda tan lejos.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados