FC Barcelona

article title

De agredido a reprendido

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En un sorprendente giro de guión, el Barcelona pasó hoy de agredido a reprendido en el caso del botellazo recibido por sus jugadores en el final del partido del sábado ante el Valencia en el campeonato nacional.

Tanto el jefe de la Liga como la Federación Española de Fútbol (RFEF) criticaron a los azulgranas por supuestamente exagerar el incidente, en un comportamiento que el primero consideró “vergonzoso” y la segunda “poco ejemplar”.

En una semana aparentemente tranquila en el fútbol español, el “BotellazoGate” fue creciendo como una bola de nieve hasta convertirse hoy en portada de los principales digitales deportivos de España.

Todo comenzó en la tarde del sábado, cuando los jugadores del Barcelona se agruparon en torno a Lionel Messi tras anotar éste un penal que significó el triunfo de su equipo por 3-2 en el campo del Valencia al borde del descuento.

De pronto impactó una botella en el grupo y tanto Suárez como Neymar cayeron al suelo. Otros jugadores también se llevaron las manos a la cabeza.

Para algunos, un acto reflejo; para otros, una obra de teatro, así que pronto comenzó un debate en ocasiones casi cómico sobre si es posible que el impacto de una botella pueda alcanzar a varios jugadores a la vez.

El periódico valenciano “Superdeporte” tituló el lunes con un claro “Farça”, en alusión a la supuesta exageración de los jugadores visitantes.

superdeporte-750-38
Ese mismo día, las imágenes de televisión mostraron cómo el brasileño Neymar había celebrado el gol con gritos hacia la grada rival, así que poco después, el futbolista del Valencia Dani Parejo apuntó a las provaciones como desencadenantes del incidente: “El Barcelona nos faltó al respeto y Neymar se equivocó“.

Por su parte, el Valencia encontró al autor del botellazo, un menor de edad que envió a un medio local un comunicado en el que se disculpó, pero sólo a medias.

“Desde el momento que lancé la botella, supe el grave error que cometí. Pero también vi cómo Neymar nos insultó y nos provocó a todos los aficionados del Valencia”, escribió. Y agregó: “Una botella, que a pesar de estar prácticamente vacía, bastó para que no sólo uno, sino hasta cinco jugadores fingieran el contacto”.

El martes, el siempre polémico presidente de la patronal de clubes, Javier Tebas, echó más leña al fuego al acusar de fingir a los azulgranas, que un día antes habían renunciado en bloque a participar en la gala de la Liga precisamente en Valencia.

“Parecía un juego de bolos, ¿no?”, dijo el jefe de la Liga en una entrevista con el portal “Sportyou”. “Mis hijos, si me ven haciendo alguna cosa de fingir o algo, a mí me daría vergüenza luego cuando los fuera a ver”, agregó.

En este ambiente se esperaba hoy el dictamen del Comité de Competición de la RFEF, órgano encargado de las medidas disciplinarias. Y éste provocó un incendio en Barcelona. Primero, por la leve sanción de 1.500 euros y una advertencia para el Valencia. Y segundo, por los reproches a los futbolistas azulgranas.

El comité calificó como “poco ejemplar” el comportamiento de los jugadores, que “les descalifica y ridiculiza por sí solos”, según estimó.

El organismo sancionador especificó que nada justifica o ampara la reacción de “una serie de energúmenos”, pero asegura que “no debe pasarse por alto el reprochable comportamiento que muestran los jugadores del Barça al dirigirse con ciertos gestos y expresiones hacia el público durante la celebración del gol que acababan de anotar”.

La nota continuó asegurando que tampoco es ejemplo de deportividad la “exagerada” reacción de algunos jugadores que “sin haberles llegado a alcanzar ninguna botella, simulan o fingen de forma simultánea haber sido golpeados igualmente por un objeto mucho más contundente que la botella que alcanza a uno solo de ellos”.

Los periódicos digitales de Barcelona reaccionaron y “Sport” denunció una “campaña anti-Barça”, mientras “Mundo Deportivo” habló de un “Comité de Incompetencia” para hablar del organismo sancionador.

Muy poco después llegó la reacción del Barcelona en forma de un comunicado en el que consideró “reprobable y abusivo” el escrito del comité.

“El Comité convierte en culpables a las víctimas de un comportamiento claramente condenable y expresado en múltiples formas antes, durante y después del partido: expresiones ofensivas, descalificaciones al árbitro por parte de personas y medios pertenecientes al Valencia CF, lanzamiento de objetos”, afirmó.

Y concluyó: “El FC Barcelona exige a todos los estamentos implicados la responsabilidad y la imparcialidad necesarias para garantizar el fair play y el buen ambiente que debe presidir la que quiere ser la mejor Liga del mundo”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados