España

article title

David Silva sale de la sombra

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En un mundo dominado por las imágenes de Messi y Cristiano crecen jugadores que incluso los dos mejores del mundo querrían para sus equipos. En la sombra, se trata de futbolistas que potencian a los compañeros y que muy pocos se atreven a decir un pero en contra de ellos. En España, un país dominado por opiniones alternas en las que pocas veces nos ponemos de acuerdo y menos en temas futbolísticos, existen varios jugadores de este tipo. Uno de ellos se llama David Silva (Arguineguín, 8 de enero de 1986) y contra el Liechtenstein, tras marcar dos goles, se colocó como el quinto máximo goleador de la Selección Española.

Silva tiene 30 años y desde que debutara con la absoluta hace más de una década -el 15 de noviembre de 2006- ha jugado 105 partidos y ha visto puerta en 28 ocasiones -un gol más y superará a Fernando Hierro-. Unas cifras más que reseñables si tenemos en cuenta que no vive del gol. Por ejemplo, Iniesta ha marcado 12 tantos. Lo cierto es que al canario desde pequeño le ha gustado sumarse al ataque, así lo corroboran sus entrenadores en las categorías inferiores del Valencia.

Dudar del juego de David Silva significa dudar del fútbol. Rodeado siempre de jugadores como Xabi Alonso, Xavi o Iniesta, el Chino -su apodo- nunca ha sido el centro de atención. Sin embargo, ningún seleccionador ha prescindido de él. En su papel, Silva pasa a ser un futbolista esencial en el juego combinativo de España. Otro de los pequeños jugones que pese a sus altibajos -ninguna persona vive en la cumbre eternamente- recupera su mejor momento futbolístico gracias a la confianza de Guardiola y Lopetegui.

Silva ha sido titular en los dos partidos con el nuevo seleccionador, anotando cuatro goles y haciendo jugar a La Roja. Como mediapunta, pese a su poca estatuta y físico destaca por su capacidad de leer el juego y su visión en corto y en largo para asociarse con sus compañeros. Zurdo, tanto en el Manchester City como en España se mueve por toda la zona de trea cuartos cuartos con frescura y descaro. Si su equipo necesita para el juego, lo hace; y si siente que hay que acelerarlo, no duda en ponerse en marcha. Los delanteros siempre esperan de él un pase vertical que rompa líneas para encontrar más fácil su premio. “Elaboro antes que defino. Soy asistente y debo dar de comer a los delanteros; soy un jugador al servicio de los demás. En la Selección es diferente, meto más goles porque se me pide otra cosa”. Así definió Silva su juego en una entrevista en El País.

La llegada de Pep Guardiola a Manchester ilusionó a todos en la ciudad y quizá más a Silva, un jugador que agrada a su entrenador y que no ha dudado en seguir dándole galones. Silva superó su reto en Manchester y vuelve a ascender con la pelota a sus pies en la Selección Española. No le interesa ser una estrella -él mismo lo ha afirmado-, aunque poco a poco ha salido de la sombra y deslumbra cada vez más.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados