Fútbol francés

article title

Pero Alves sigue siendo el rey

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Dani Alves lo ha vuelto a hacer. Después de ganar multitud de títulos, y de reinventarse una y mil veces, ayer, en Tánger, hizo ambas cosas una vez más. El jugador brasileño sumó el 35º título a su palmarés, y dio una auténtica exhibición de juego durante el encuentro frente al Mónaco. Alves es un futbolista especial, participó activamente en los dos goles de su equipo. El primero lo anotó él mismo después de un magnífico lanzamiento de falta desde unos 28 metros. En el segundo le puso en bandeja el balón a Rabiot para poner el 1-2 definitivo y remontar el partido. A sus 34 años, Alves sigue siendo el rey.

Alves no es un futbolista convencional. Siempre pegado a su Smartphone, con el que muestra a sus seguidores cómo es su día a día, y que le sirve para mostrarnos a todos sus dotes como cantante y músico. Es un jugador atípico, las veces que se pone delante de los micrófonos, que son pocas, da muchos titulares. Es un hombre que no se calla absolutamente nada, y que lo demuestra delante de los medios. Muchos le odian, otros muchos le aman, pero, de lo que no hay duda es de su capacidad futbolística y de su característico gen ganador.

Al máximo nivel europeo, Alves ha jugado en cuatro equipos; Sevilla, Barcelona, Juventus y, ahora, Paris Saint-Germain. En todos estos clubes ha demostrado sus habilidades, y, por unas cosas o por otras, ha dejado un gran recuerdo en los aficionados de todos estos conjuntos. Formó parte del mejor Sevilla de la historia, ganando dos Copas de la UEFA y formando parte de la plantilla que llevó al club hispalense a ser el mejor club del mundo según la IFFHS. En Barcelona ocurrió lo mismo, formó parte del mejor equipo de la historia del club, y consiguió dos tripletes.

Después de su magnífica carrera en España, Alves sintió que necesitaba nuevos retos. Por ello, se marchó a la Juventus. En Turín fue un hombre de vital importancia para Allegri, sobre todo, a partir del mes de enero, cuando realmente se acopló bien al sistema del italiano. Allí ganó liga y copa, y fue subcampeón de la Champions League, todo esto, en solo una temporada. Acabada la temporada, Alves necesitaba más, Guardiola le intentó convencer para irse con él al City pero el brasileño prefirió marcharse a la ciudad del amor.

Apenas lleva unas semanas en París, pero en su primer y único partido oficial con el PSG ha conseguido su primer título. Gol y asistencia para un Alves que también fue nombrado MVP del partido, mejor estreno imposible. En París parece que desempeñará una posición diferente a la vista en Sevilla y Barcelona, pero que ya vimos alguna vez en Turín. Alves siempre ha sido un lateral derecho de largo recorrido, sin embargo, en los últimos meses ha pasado a jugar por delante del lateral, teniendo así menos espacio para recorrer, y menos responsabilidades defensivas. Gracias a este cambio, su producción ofensiva ha aumentado con creces y no es una locura que a partir de ahora juegue siempre por delante del lateral derecho.

Leer más: Dani Alves y el síndrome del miembro fantasma

Alves es sin duda el mejor lateral derecho que he visto sobre un campo de fútbol, y ahora puede reinventarse y ser un excelente extremo. Así ha sido la vida del brasileño, reinvenciones y títulos han copado la carrera futbolística de Alves. Un futbolista diferente, que jamás cambiará, digan lo que digan sus detractores. Los años pasan para todos, Alves está cerca de la retirada, pero a él le da igual. Sigue maravillando a los aficionados al fútbol como lo hacía cuando tenía 25 años. Ahora, a sus 34 primaveras, Alves sigue disfrutando del fútbol. Alves sigue siendo el rey.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados