Se habla de:

Atlético

article title

Cuando los resultados no lo son todo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Se dice que en el fútbol lo que priman son los resultados. No obstante hay dos ejemplos con resultados adversos y en los que las plantillas con el tiempo tuvieron distinta suerte. Es el caso del Atlético de Madrid B, subcampeón de la Segunda División española en la campaña 1998-99 y el Real Madrid Castilla de la 2006-07, descendiendo de 2ª a 2ªB.

El primero a pesar de ser subcampeón en una división tan competitiva como la Liga de Plata española, pocos jugadores de esa plantilla se han visto recompensado jugando para grandes clubes o incluso el primer equipo. Por su parte el “B” blanco, aunque no llegó a conseguir unos resultados que se esperarían a la postre de los grandes futbolistas que son ahora y que entonces componían dicho conjunto, han visto como solo fue una pequeña mancha en un curriculum envidiable.


Atlético de Madrid B

El conjunto rojiblanco venía de una campaña aceptable, ocupando la parte media de la tabla. Carlos Sánchez Aguiar (foto cabecera) en su primera como míster del equipo conseguía una novena plaza, mejorando en tres puestos la de la anterior temporada.

Ricardo, Christian Díaz, Tomic, Tevenet o Rubén Baraja serían algunos de los participes de la buena campaña realizada entonces. Los tres primeros saldrían a distintos equipos para la 98-99 . Ricardo y Christian Díaz seguirían jugando en España. Valladolid y Salamanca serían los respectivos conjuntos. El que fuera segundo portero, Rubio tendría entonces la difícil papeleta de defender la portería colchonera.

El camerunés Dicka, Charcos o Vukic serían algunos de los fichajes para esta campaña que sería histórica para el club. Sin embargo los Tevenet, Baraja o Gaspar tendrían aún mucho que decir.

El futbolista que más partidos disputó de titular fue el portero Rubio, seguido de Gustavo, Carcedo y Sequeiros, siendo este último tras Catanha el máximo goleador de la Segunda División.

No tuvo un comienzo fácil ya que los cuatro primeros partidos fueron dos derrotas ante Hércules y Toledo, y empates en los otros dos ante el filial blaugrana y el Albacete.

Cinco encuentros seguidos consiguiendo victoria mejoraron el sabor de boca de un equipo que conseguiría vencer 16 encuentros más, empatando nueve más y perdiendo ocho más. Se quedó a cinco puntos del campeón de la división que fue el equipo malacitano.

El subcampeonato que consiguieron permitió al Rayo Vallecano subir a Primera División ya que, a pesar de acabar quinto, el filial no tiene opción de subir.

Como anécdota el equipo tuvo hasta tres entrenadores en esa campaña. El mencionado Aguiar, Zambrano y Willy; los mismos que volverían a ocupar ese puesto la temporada siguiente consiguiendo una decimotercera plaza fuera de los puestos de descenso, pero que a consecuencia del descenso del primer equipo bajaron a la 2ªB, lugar que ocupan en la actualidad.

Los buenos resultados obtenidos deberían de haber servido de mucho para un equipo compuesto por jugadores jóvenes como los mencionados. A pesar de ello, pocos de los que formaron esa plantilla que entró en la historia del equipo del Manzanares, consiguieron hacerse un nombre tanto en la Primera División como en el extranjero.

Algunos de los que sí lo consiguieron fueron Rubén Baraja en el Valencia, Gaspar jugando en Valladolid, Oviedo, Alavés, Córdoba y el primer equipo rojiblanco; Fortune en el Manchester United, Pablo García en el Real Madrid y Osasuna, José Juan Luque jugando en el primer equipo algunas campañas o Loren en el Sevilla.

Posiblemente poco para lo merecido por un equipo que obtuvo un puesto en una división tan compleja.

Real Madrid Castilla

Comenzaba la temporada 2006-07 para un equipo que la temporada anterior obtendría una posición a mitad de tabla. 11º puesto. López Caro y Portugal fueron los entrenadores de la campaña anterior.

Michel sería en míster de esta campaña que podría ser la consagración de una de los mejores equipos “B” que había podido tener un equipo. Futbolistas como Álvaro Arbeloa y Filipe Luis tras una campaña reseñable irían al Deportivo de la Coruña aunque el salmantino solo estaría seis meses, saliendo a tierras inglesas en el mercado invernal. Jurado saldría en dirección al Manzanares, Balboa hacia Santander, Soldado hacia el Osasuna, Cobeño a Sevilla, Barral a Gijón.

Codina al igual que en la anterior situación pasaría de segundo portero a portero titular, compartiendo puesto con Casilla y Adán, ambos de forma testimonial ya que el actual portero del Rayo sería el meta inicial en la mayoría de los partidos. Agus ocuparía la mayoría de las ocasiones la zaga madridista intentando suplir a los mencionados Arbeloa y Filipe Luis.

Otros nombres a tener en cuenta es Sergio Sánchez, Granero, De la Red, Negredo y Mata. Estos futbolistas formarían parte del once inicial en la mayoría de los encuentros que disputaría el conjunto. Miguel Torres, Javi García, Alberto Bueno, Rodri o Rayco tendrían también sus oportunidades.

Cualquiera que intentara juntar a la mayoría de los jugadores de este equipo en uno actual, consideraría que tendría una buena campaña. Pero no fue el caso de esta temporada ya que como anécdota nunca consiguieron más de dos victorias seguidas, perdiendo en diecinueve ocasiones, empatando diez y consiguiendo la victoria en tan solo once encuentros de los 42 partidos disputados.

A diferencia del “B” colchonero, este si tuvo a varios futbolistas que luego fueron importantes en varios equipos incluso participes de los éxitos de la Selección española, como es el caso de Rubén de la Red o Mata.

Los ya mencionados Miguel Torres, Borja Valero, Javi García, Granero, Negredo y Mata han tenido unas buenas campañas en Primera División. Especialmente los dos últimos siendo convocados en la Selección Española y en el caso de Mata teniendo actualmente una buena trayectoria en la Liga Inglesa. Los restantes han llegado a formar parte del primer equipo merengue.

Jugadores como Codina, Alberto Bueno o Sergio Sánchez están teniendo una trayectoria muy encomiable aunque no tan reseñable como los anteriores, formando parte de plantillas de la Primera división como Codina o Sergio, y fuera de las fronteras como Bueno.

Este filial si que a diferencia del anterior consiguió que un buen número de futbolistas saliendo del filial blanco tuvieran una trayectoria a primer nivel, demostrando que en muchos casos los resultados no lo son todo.

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados