Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Cuando ganar la Premier no es suficiente

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La Premier League, esa competición que antes presumía de contar con los entrenadores más longevos en los banquillos gracias a la confianza depositada por los clubes, ya no puede decir lo mismo. La destitución de Claudio Ranieri en el Leicester, tan solo ocho meses después de conquistar el título, es el último de sonados despedidos en los últimos años.

Se da la circunstancia de que, en los últimos cinco años, los entrenadores que se alzan con la Premier apenas duran en sus cargos y con ellos muere un proyecto que parecía consolidado:

Roberto Mancini (2012): Llegó en 2009 al Manchester City para relanzar un proyecto multimillonario y conseguir el título más de 40 años después. Lo consiguió tras tres temporadas, en un final épico de temporada remontando el último partido en los tres últimos minutos. Pese a que fue renovado hasta 2017, solo duró un año más en Manchester, tras firmar una decepcionante campaña, sin apenas luchar la Premier, caer en fase de grupos de la Champions y en la final de la FACup ante el Wigan.

(PAUL ELLIS/AFP/GettyImages)

Alex Ferguson (2013): La última Premier League conseguida por el Manchester United lleva el sello de sir Alex Ferguson, que sacó 11 puntos a sus vecinos y 14 al Chelsea, siendo Robin Van Persie la gran estrella con 26 goles anotados. Justo después, el técnico escocés anunció su retirada de los banquillos, dejando huérfano al campeón. Desde entonces, el United no sabe lo que es siquiera luchar por el título.

(PAUL ELLIS/AFP/Getty Images)

Manuel Pellegrini (2014): Arrancaba un nuevo proyecto y el técnico chileno, tras su brillante paso por el Málaga, conquistó la Premier League en su primera temporada, en un emocionante final de curso con el Liverpool de Luis Suárez y el Chelsea como grandes candidatos. Ese mismo año también logró la EFL Cup venciendo en la final al Sunderland (3-1). El crédito se le agotó dos años después, pese a clasificar al Manchester City a semifinales de la Champions y ganar de nuevo la Copa de la Liga en 2016.

(BEN STANSALL/AFP/Getty Images)

José Mourinho (2015): El regreso más esperado en el Chelsea. La vuelta de Mourinho acabó con una sequía de cinco años sin ganar la Premier y lo hizo de forma autoritaria, superando al City en ocho puntos, al Arsenal en 12 y al Manchester United en 17. Tan solo siete meses después y tras renovar con el club hasta 2019, el técnico luso fue despedido por los malos resultados (marchaba 16º en la tabla).

Claudio Ranieri (2016): Nadie podía esperar que un equipo que un año antes lucha por no descender consiguiera un hito como el del Leicester City, que conquistó la Premier League de forma más que sorprendente. Casi tanto como el anuncio de la destitución del italiano apenas unos meses después, no solo por los malos resultados sino por la pérdida de confianza de su grupo.

(ADRIAN DENNIS/AFP/Getty Images)

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados