Fútbol italiano

article title

¿Cuáles son los problemas del Milan de Montella?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El mercado de fichajes del Milan fue justamente celebrado por su audacia, su visión a medio plazo y la intención colectiva de equipo y club: ha devuelto a los aficionados al estadio, la alegría a los corazones, el entusiasmo a San Siro. Pero en este inicio de temporada no están bastando los Bonucci, Biglia, Kalinic, Çalhanoglu, Andre Silva y Kessié para dar nuevas certezas al Milan. Montella se ha quedado empantanado en sistemas poco eficaces, algunos fichajes no están rindiendo a la altura y otros roles no han funcionado por las lesiones. ¿Era un mercado perfecto? ¿Realmente había cubierto todos los agujeros de la plantilla?

Muchos han subrayado la esterilidad ofensiva: el Milan no ha anotado en los tres últimos partidos en casa, una racha que no se veía desde hace 10 años. Otros, justamente, han resaltado que el Milan ha encajado dos goles más -en 11 partidos- que el año pasado, que tampoco comenzó bien. En realidad, lo que a mí me preocupa es la facilidad con la que el Milan concede ocasiones de gol y como estas parten siempre de malos movimientos de los mediocampistas: tanto en defensa posicional como en transición negativa el equipo de Montella ha manifestado carencias importantes en un edificio que ya tenía los cimientos frágiles.

La realidad: el Milan no tiene mediocampo

En estos primeros partidos, el técnico napolitano ha experimentado con sistemas de mediocampo de dos y tres hombres. Por motivos diversos, no han funcionado en el pasado y no están funcionando ahora. Inicialmente, Montella buscó la cuadratura del círculo con un sistema 4-3-3 de simple lectura e interpretación. Con Biglia en el rol de ‘cinco’ -aunque enseguida sufrió una lesión en el bíceps femoral-, Montella situó a Kessié y Çalhanoglu como volantes a derecha e izquierda respectivamente.

Ya en la bastante convincente victoria contra el Cagliari, esta pareja mostró poca integración. Con Montolivo como regista, que por características sin balón y cobertura de espacios puede recordar a Biglia, Kessié mostró gran dinamismo, pero también tendencia a dejar desguarnecida su posición. Acostumbrado al marcaje al hombre por todo el campo del sofisticado sistema de Gasperini, el costamarfileño dejaba a menudo a sus compañeros en inferioridad numérica. Sus salidas poco sincronizadas han desguarnecido además el espacio junto al regista, presa de mediocampistas y delanteros rivales, especialmente en las transiciones. El partido contra la Lazio manifestó en toda su crudeza los límites de la defensa, exponiendo al equipo a un número insoportable de contragolpes.

Con el paso a la defensa de tres -que respondía a la exigencia de una mayor claridad en la circulación baja- las cosas no han mejorado. El 3-5-2 situado por Montella muestra más dudas en el mediocampo, con la diferencia de que esta vez junto a Biglia había un defensa más cercano para subir y apoyar y anticiparse, como Bonucci. El problema, aun así, persistía cuando tenían que salir Musacchio y Romagnoli, que no son dos pilares en las anticipaciones ni en marcajes preventivos. Las dudas de fondo -¿salir sobre el rival y acortar el equipo o mantener la posición sin arriesgar?- se transformaba a menudo en un impás.

El nuevo número 10 Çalhanoglu ha sufrido aun más la habilidad italiana de aprovechar cada pequeño error del rival. Situado muchas veces como volante izquierda, se ha demostrado incapaz de mantener la posición y ejercer un filtro razonable. Si esto era prevenible de algún modo, dada su experiencia con Schmidt en Leverkusen, ha sido una decepción verle fallar en los tiempos de presión.

El experimento del turco como volante fue rápidamente apartado a favor de un sistema 3-4-2-1 con Çalhanoglu y Suso por detrás de un delantero. La idea era recrear un cuadrado en mediocampo para multiplicar las líneas de pase. Muchas de las esperanzas de Montella estaban en la capacidad de Kessié de mantener la posición sin abandonar a Biglia, pero el marfileño ha fallado una vez más. El partido con la Juventus fue clave, y en un cierto punto el entrenador le pidió mantenerse en la misma línea que el argentino cuando este estaba en posesión del balón. Así, queda claro que nadie en la plantilla tiene las características para proteger debidamente la defensa. Y entonces, surge una pregunta legítima: ¿por qué no llegó ningún mediocampista capaz de defender posicionalmente?

Ni siquiera Locatelli, de 19 años, es una carta jugable. El joven italiano debe mejorar su juego porque le cuesta mucho mostrar dinamismo. Sin duda, es difícil imaginarle solo junto a Biglia, aunque podría tener sentido probarle como volante de posesión en un mediocampo a tres. Pero, ¿este Milan se puede permitir esperar? Lo mismo se podría decir de Montolivo, que sin embargo no cuenta con la confianza del entrenador por su condición física.

Un último apunte sobre el mercado en salida: Poli, Kucka y Pasalic se fueron y es innegable que calidad general del mediocampo aumentó. No obstante, los errores en el juego se mantienen y quizás alguno de los que se fueron podrían haberse complementado bien con Biglia.

En definitiva, el mediocampo del Milan está mostrando que está mal integrado y navega entre la voluntad de una defensa adelantada y la necesidad de gestionar el balón: dos aspiraciones por el momento inconciliables. Esto se refleja inevitablemente en el resto del equipo, ya que los errores implican a defensa y ataque. Suso no puede, por características, estar implicado en la recuperación de balón; Biglia tampoco, pero Kessié y Çalhanoglu no saben hacer otra cosa.

Por detrás, solo Bonucci es hábil con la defensa adelantada y con otra más conservadora, mientras Romagnoli y Musacchio prefieren esta última. Montella se encuentras así en medio de una crisis de resultados y debe reinventar el equipo, obligado a elegir con cuidado entre cartas diferentes e inconciliables y descubriendo a su pesar el agujero en el mediocampo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados