Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Crotone desafía a Lotito y al Norte

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace casi un año, Claudio Lotito, presidente de la Lazio, tuvo la mala suerte de ser grabado en una conversación con Pino Iodice, dirigente del SS Ischia de Lega Pro, al que intentaba sacar unos votos para la presidencia de la FIGC. “El Carpi y el Frosinone no valen nada, si suben a la Serie A sería una mierda. ¡Quién pagaría los derechos televisivos!”. Y a posteriori tuvo que comerse sus palabras, pues ambos equipos ascendieron al máximo escalafón del Calcio. Un milagro de dos equipos modestos que el Crotone ha querido volver a repetir esta temporada 2015/16. El equipo calabrés se ha sumado a desafiar a Lotito. Será su primera campaña en Serie A.

Con el empate (1-1) frente al Módena en el Alberto Braglia, el equipo squalo ha logrado ascender en su cuarto match-ball, pues necesitaba al menos un empate esta jornada para ser, matemáticamente, equipo de la élite italiana. Y cumplieron para que el Sur de Italia dejase de pelear en solitario, con el Napoli como único referente, contra el todopoderoso Norte, en cuya zona se aglomeran la mayoría de equipos de la Serie A. Ahora, a la región de Campania la acompañará Calabria con una ciudad de apenas 61.000 habitantes, que sustenta la economía lugareña en el turismo gracias a sus maravillosas costas.

Serán la envidia, y seguramente un espejo dónde mirarse, de algunos de sus rivales tradicionales, como la Reggina Calcio o el Catanzaro, equipos unidos por representar a la misma región, pero separados por la rivalidad futbolística y, desde ahora, por dos categorías, pues estos últimos se desempeñan en la compleja Lega Pro, tercera división italiana. Y es que, más allá de eso, la región de Calabria ha sido un yermo de fútbol de élite en general, pues entre Reggina y Catanzaro acumulan sólo 16 temporadas en Serie A.

El Crotone siempre ha sido un club más propio de ver en Serie C que en Serie B. De hecho, su primer ascenso a la categoría de plata está datado en la temporada 1999/2000, hecho que coincide con el cambio de nombre de club al actual. Antes, la sociedad siempre había vagado por las categorías menos prestigiosas del panorama, conquistando algún que otro título menor (Serie D, campeonatos regionales, etc.). Y es desde el comienzo de este siglo, cuando se han habituado a competir en la segunda división italiana, faltando a tan sólo 4 de las 16 últimas temporadas. Unos datos que demuestran lo bien que han estado trabajando en el barco rossoblú, pues desde que regresaron a la B (2008/09) han coqueteado en dos ocasiones con los Play-Off y evitado el descenso con solvencia en tres. Un trabajo que han de agradecer, entre otros, a Gian Piero Gasperini, que pasó tres temporadas en el banquillo pitagórico asentando las bases de lo que actualmente es el club.

Hoy, es el croata Ivan Juric quien da las órdenes, un técnico que en su etapa de jugador se desempeñaba como centrocampista y que pasó por el Sevilla y el Albacete, en España, y Crotone y Genoa en Italia. Fue en el equipo genovés dónde colgó sus botas (2010) para posteriormente pasar a formar parte del staff de un viejo conocido por la ciudad de Crotone, el de Gasperini. Tras tres años aprendiendo de él, se marchó a hacer carrera por su cuenta al Mantova de Lega Pro. Y tras una óptima campaña, fichó por el Crotone. Los caminos de ambos volvían a unirse.

Bajo su mando se han impuesto a los equipos más pudientes en el tema económico. Y es que el Crotone, al inicio de esta temporada, contaba con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, además de tener una de las plantillas menos valoradas, económicamente hablando (11,83 millones de euros). Su equipo es intenso, competitivo y muy ofensivo. Tratan de jugar siempre el balón a ras de césped bajo el 3-4-3, un sistema que “ayuda a estar en contacto permanente con el balón y que está dando sus frutos”, como explica Pol García, defensa central español del equipo, cedido por la Juventus.

Ivan Juric a la conclusión del partido y con el Crotone ascendido: “Es una gran emoción. Posiblemente sea el momento más emotivo de mi carrera deportiva. ¿Si me marcharé del equipo para entrenar al Genoa? Ahora mismo no interesa hablar de eso, estamos felices por el ascenso del Crotone y le agradezco enormemente al club haber confiado en mi. Se que he hecho un año grandísimo llevando a un equipo pequeño a Serie A, pero el mérito es también del organigrama directivo, que han hecho un gran trabajo en los últimos 25 años”.

Futbolísticamente hablando, es una obligación destacar al equipo entero ante un hecho como este. Sin embargo, si tuviéramos que resaltar algunos nombres nos quedaríamos con cinco. El joven de 21 años cedido por la Fiorentina, Leonardo Capezzi, destaca por llevar la manija del equipo en el centro del campo de forma notable. Ya sea como defensa o como carrilero, Pol García se ha hecho un hueco en el once desde que llegase en el mercado invernal por su fiabilidad defensiva y buena salida de balón. El extremo rumano Adrian Stoian forma junto a Federico Rizzi, cedido por la Roma, y el croata Ante Budimir uno de los tridentes más letales de la categoría, pues han anotado 31 de los 58 goles del equipo, o lo que es lo mismo, un 54% de los goles del equipo corren a cargo de los tres atacantes squali.

LEER MÁS: Crotone, vivero de Italia

Pero hay otro factor externo a lo deportivo que ha ayudado a que se logre este maravilloso suceso, y no es otro que el factor afición. El Stadio Ezio Scida, inaugurado en la culminación de la Segunda Guerra Mundial, acostumbra a rozar el lleno en cada partido. Los 10.000 asientos que ostenta el recinto los ocupan unos tifosi que cantan a un mismo son el Ma il cielo è sempre più blu’ de Rino Gaetano, una canción que se ha convertido en el himno popular de la afición para intimidar al rival, pero sobre todo, para alentar a su equipo a la salida del túnel de vestuarios.

Y pese a que la última remodelación del estadio tuvo lugar en el año 2000, para esta nueva aventura en Serie A se precisarán algunas otras, como podría ser el aumento de aforo, acondicionamiento de las instalaciones, mejora en la iluminación, etc. Requisitos que exigen desde la Lega Calcio que de no cumplirse les haría tener que ‘mudarse’ de estadio en sus partidos de local.

En Italia se habla de un milagro (comparado con el del Leicester), pero como con el Frosinone y el Carpi el año pasado, existe un trasfondo deportivo de hace algunos años que explica este ascenso. El de un proyecto modesto, sustentado en la incorporación de jugadores a bajo coste o en calidad de cedidos, y no a base del “talonario” de los equipos más fuertes del campeonato como el Cagliari o la Spezia. Un ascenso de esos que emocionan. De esos que invitan a los más modestos a soñar. De esos que dan para escribir varios libros. De esos que hacen enfurecer a Claudio Lotito.

Bienvenido Crotone.

ChPT7RvWgAAvxGA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados