Champions League

article title

Crónica de una muerte anunciada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Barcelona se despidió hoy de la Champions League del fútbol europeo al empatar 0-0 con la Juventus de Turín y no poder voltear el 3-0 con el que los italianos llegaron al Camp Nou para jugar la vuelta de los cuartos de final.

Tras la histórica remontada ante el Paris Saint-Germain en la anterior ronda, cuando volteó el 4-0 de la ida con un memorable 6-1, el sueño de una segunda hazaña consecutiva en la máxima competición europea se esfumó para los azulgrana por su falta de puntería y por la buena defensa de los italianos, que estarán entre los cuatro mejores del continente.

A dos tantos de alcanzar los 500 goles oficiales como azulgrana, ni siquiera Lionel Messi encontró el acierto para quebrar la muralla defensiva de los hombres de Massimiliano Allegri.

Lo intentó el astro argentino de todas las maneras. Y firmó las mejores ocasiones de su equipo. Todas salieron desviadas. Y aunque con dignidad y un buen partido en líneas generales, al Barcelona no le quedó más remedio que despedirse del torneo que más deseaba esta temporada, sobre todo por su nefasto partido en Turín.

Nada tuvieron que ver hoy los dirigidos por Luis Enrique con el errático e inanimado equipo que compareció en la ida. Y su hinchada, pese a la eliminación, lo reconoció con ovación de gala en los últimos minutos del duelo.

El entrenador azulgrana recuperó el 4-3-3 y a Jordi Alba para intentar abrir el juego por las bandas. Y casi todo sucedió por el carril del internacional español, siempre buen aliado de Messi.  Sobre todo a partir del primer cuarto de hora de partido, cuando el Barcelona pudo superar la presión inicial de la Juve, que salió decidida a marcar pronto.

Gonzalo Higuaín tuvo su primera ocasión a los cuatro minutos de partido. El delantero argentino tendría un par más durante la primera parte, más controlada por los azulgrana en su última media hora. Los dirigidos por Luis Enrique necesitaron de 15 minutos para estabilizarse, hilvanar ataques un poco más largos, y comenzar a generar ocasiones de gol.

Las dos más claras las protagonizó Messi, con un disparo que salió rozando el palo en el 19′ y un doble remate que primero rechazó Gianluigi Buffon y luego impactó en el lateral de la portería del arquero italiano a la media hora de partido.

Con Gerard Piqué y Sergi Busquets imperiales, los azulgrana firmaron unos primeros 45 minutos más que dignos, sin dejar que la permisividad del árbitro los descentrara en exceso.

La Juve buscó el gol de entrada y, cuando vio que el Barcelona tomaba el mando del partido, se replegó. Los italianos se defendieron con orden y criterio, con continuas faltas y sin pasar demasiados apuros. El descanso llegó sin el gol que querían los de Luis Enrique para alimentar el sueño de la remontada y sin que los italianos lograran ampliar la ventaja lograda en la ida.

Pudieron hacerlo en una de las primeras acciones tras la pausa, con un disparo de Juan Cuadrado que salió rozando el palo de Marc André Ter Stegen. Bien vigilado el argentino Paulo Dybala por Piqué, el colombiano fue quien más trabajar a la zaga azulgrana con sus cabalgadas.

Al aviso italiano le siguió un monólogo rematador de Messi, que lo intentó desde todos los ángulos. Su mira no encontró arco. Y Buffon apenas tuvo que intervenir.

Ante el desacierto de sus hombres, Luis Enrique redobló la apuesta ofensiva: Paco Alcácer sustituyó a Ivan Rakitic en un intento de dotar de más munición al ataque azulgrana. Las ocasiones se sucedieron en el área de Buffon con la misma constante: la falta de puntería. Por poco o por mucho, casi todos los disparos del Barcelona salieron fuera del arco italiano.

De la Juve apenas hubo noticias ofensivas en toda la segunda parte. Pero su trabajo en defensa siguió siendo impecable. Le bastó con eso. No necesitaba más. Mientras el Camp Nou coreaba a los hombres de Luis Enrique y reconocía su esfuerzo a golpe de bandera y aplauso, los italianos rubricaban, con firmeza, su pase a las semifinales de la Champions. Como la pasada campaña, el Barcelona se despidió de Europa en cuartos. La revitalizada Juve de Allegri, entre los cuatro mejores del continente, sueña ya con alcanzar la final.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies