article title

Cristóforo y la tradición uruguaya del Sevilla

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

REDACCIÓN – Sebastián Cristóforo (1993) no será, ni mucho menos, el primer uruguayo en jugar con el Sevilla. De hecho, justo tras la argentina, esta es la tercera nacionalidad más representada por el club andaluz en su historia, por detrás, obviamente, de la española: con el ex de Peñarol son ya 22 los charrúas que en algún momento aparecieron el escudo sevillista, algunos de los cuales dejaron muy buen sabor de boca en la historia del club, pasando otros casi totalmente desapercibidos.

Los primeros fueron Alberto Daniel Bergara y Eduardo Endériz, que llegaron juntos al club en 1967. El primero disputó con el Sevilla cerca de 100 partidos oficiales y dejó el club en 1971, mientras el paso del segundo fue testimonial (cinco encuentros en dos temporadas). Ambos vivieron el descenso del conjunto nervionense en 1968 y el posterior ascenso a Primera, un año después, en 1969.

Durante la década de los 70 tuvo lugar el primer ‘boom’ uruguayo en Sevilla, ya que hasta cuatro futbolistas ficharon en aquellos años por el club: Gustavo Fernández (1975-1980), Ricardo Alonso y Julio César Lorant (1975-1977) y Omar Gerolami (1978-1980), entre los cuales destacó el primero, que disputó de blanco 56 partidos en Primera. En los 80 sólo ficharon tres: Amaro Carlos Nadal (1985-1987), Miguel Ángel Peirano (1984-1985) y, sobre todo, Bengoechea (1987-1992), que es en la actualidad el jugador uruguayo con más partidos en el Sevilla (135).

La segunda apuesta masiva del Sevilla por los uruguayos tendría lugar entre los 90 y los 00: en la primera década el club, a caballo entre Primera y Segunda, apostó por los más reconocibles Correa, el meta Rabadja, Inti Podestá, Tabaré, Marcelo Otero, Nico Oliveira y Zalayeta. Pero fue en la segunda década donde llegaron los considerados más exitosos, una generación encabezada por Darío Silva (2003-2005) y en la que también aparecieron Magallanes y Germán Hornos (2003-2004) y Chevantón (2006-2010). Martín Cáceres (2010-2012) había sido el último charrúa hasta la llegada de Cristóforo, en cuyas botas está mantener en lo más alto la tradición uruguaya en Sevilla.

[Toda la actualidad del Sevilla, en @SevillaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados