article title

Cristiano y Bale: dos fuerzas que someten a Benzema

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Manu MAÑEROLos primeros  61 minutos de Gareth Bale con el Real Madrid arrojaron, además de su estreno goleador, las primeras conclusiones sobre cómo encajará en el esquema de Carlo Ancelotti, y sobre todo, a qué futbolistas afectará y en qué medida su contribución puramente ofensiva, habida cuenta de que el galés poco o nada tiene que ver con la anterior pieza fija del once, el ya extraño Mesut Özil, quien debutó con buen pie en el Arsenal.

De inicio, por explosividad y manejo del frente, cabría esperar que Bale condicionaría sobre todo a Cristiano e Isco siempre y cuando tendiera a su lado natural, el izquierdo: pero Ancelotti respetó ese flanco para los dos jugadores y entregó el derecho, como adelantó en sala de prensa, al galés, que rompió en diagonales y de cuando en cuando entraba a buscar el remate como un delantero centro puro, labor de hecho visible en el gol que logró.

Mapa de calor: Bale ante el Villarreal

Mapa de calor: Cristiano ante el Villarreal

Así las cosas, y tal como demuestra el seguimiento pormenorizado que en la recomendabilísima página de squawka.com hacen de cada partido, el principal afectado por el brío de Bale y su alternancia en ataque con Cristiano –era previsible que se complementaran en movimientos y remate- ha resultado ser, al menos tras lo visto en Vila-Real, el francés Karim Benzema. El ‘9’ del Madrid, que vuelve de unos días de zozobra con su selección, con la que no marca desde hace 15 meses, apenas pisó área durante los 73 minutos que estuvo en el campo.

Mapa de calor: Benzema contra el Villarreal

El ataque del Madrid, ideado hacia fuera para este encuentro en particular, con Illarramendi ejerciendo de ancla en su primer partido oficial de blanco y Modric más liberado aunque desdoblado como de costumbre, entre cinco y siete metros más adelantado que contra el Athletic, por ejemplo, encontró justo en Bale y Cristiano a sus puntales: cuando la llevaba uno, el otro trazaba la línea al área. Isco, en su papel, cerró por la izquierda las apariciones del portugués y trató de buscar hueco, sin demasiado acierto, cerca del área a los desmarques de Benzema, teóricamente quien tendría que estar dentro.

Sin embargo, la poderosa presencia de dos jugadores tan atléticos y explosivos como Bale y Cristiano acabó desplazando a Benzema fuera del área, en virtud casi de segundo punta. En lo que llevamos de Liga, como se advierte en los mapas de calor de los anteriores partidos, fue el partido en el que el francés menos rondó el terreno donde se le presupone letal: en demasiadas ocasiones se le vio fuera, incluso pegado a banda, intentando crear peligro –sin éxito- precisamente en el rol de Isco y, por si fuera poco, pegado a ‘su’ flanco. Resultado: de tres tiros (dos desde fuera del área) uno a puerta en hora y cuarto, y casi los mismos pases (13) a diez metros del área que alrededor de ella (11).

Mapa de calor: Benzema contra el Betis

Mapa de calor: Benzema contra el Granada

Mapa de calor: Benzema contra el Athletic

Para encontrar al mejor Benzema, el más listo en las asociaciones y sobre todo el que mejor llegue a puerta, es preciso tener al francés dentro del área el máximo tiempo posible, pues fuera de ella aporta poco y no es que el Madrid ande escaso precisamente de magia para ese supuesto: y no siendo Karim tampoco un killer, un rematador al primer toque que haga oro todo lo que le llegue, está claro que si la llegada de Bale y su alianza con Cristiano empiezan sacándole de su sitio en el campo, pueden terminar haciéndolo también con su sitio en el once.

[Todo sobre el Real Madrid, en @RMSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados