Multideporte

article title

Cricket interminable

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los partidos Test de cricket tienen una duración máxima de cinco días (jugando, aproximadamente, ocho horas por día) pero a veces eso es insuficiente para completar un partido que consta de dos entradas y un turno de bateo de cada equipo en cada entrada.

Eso fue lo que ocurrió en el segundo partido de la gira de Inglaterra por Sudáfrica. En el Newlands de Ciudad El Cabo y cuando faltaba poco más de una hora para acabar el cuarto día aún no se había completado la primera entrada y el partido, lógicamente, se declaró inconcluso.

Este Test pasará a la historia principalmente por tres motivos. El primero es el doble century (200 carreras) de Ben Stokes, conseguido en apenas 163 bolas lo que le hace ser el segundo más rápido de la historia tras el del neozelandés Nathan Astle (153 bolas) ante Inglaterra en 2002. El segundo motivo fueron las 399 carreras de Stokes y Bairstow como pareja, récord mundial en la defensa del sexto wicket. Y el tercero fue el century del sudafricano Temba Bavuma, el primer negro que lo consigue defendiendo a Sudáfrica, un país que cuando Bavuma nació (1990) aún aplicaba el racista sistema del Apartheid.

Pero el motivo del artículo es hablar de otra estadística. Y es que, primero Inglaterra y luego Sudáfrica, alcanzaron las 600 carreras en una sola entrada en un mismo Test. El de Ciudad El Cabo fue el Test número 2197 en la historia del cricket y solo en otros cuatro ambos equipos consiguieron semejante anotación. Por supuesto todos esos partidos se declararon inconclusos porque no hubo formar de terminar dentro de los cinco días estipulados.

Inglaterra vs Australia (Old Trafford, 1964)

Estamos en las Series de las Cenizas de 1964. En Manchester se disputó el cuarto Test de los cinco previstos con ventaja para Australia de 1-0 (los dos primeros Test fueron inconclusos), una renta que se mantuvo tras este partido porque casi ni empieza la segunda entrada. Australia comenzó bateando y mediado el tercer día continuaba jugando la misma entrada hasta llegar a las 656 carreras y declarar (es decir, concluir voluntariamente su turno de bateo) cuando aún tenía dos bateadores disponibles. La estrella australiana fue Bob Simpson, que bateó durante 12h42’ y logró 311 carreras, séptima marca de la historia en aquel momento y la segunda mejor para su país tras las 334 de Donald Bradman en 1930.

Inglaterra no se rindió y respondió con una entrada completa de 611 carreras. Los ingleses tuvieron que batear 1759 bolas, aún hoy la tercera marca de toda la historia tras las 2012 de bolas de Inglaterra ante Australia en 1938 y las 1914 bolas de Pakistán ante las Indias Occidentales en 1958.

Con ventaja de 45 carreras para Australia se pudo empezar la segunda entrada pero a los oceánicos solo les dio tiempo a batear doce bolas.

Pakistán vs Sri Lanka (Karachi, 2009)

Los bateadores dominaron totalmente el primer Test de esta gira de Sri Lanka por Pakistán que tuvo otro partido más también declarado inconcluso. Los ceilaneses comenzaron bateando y lo hicieron bastante mal hasta que llegó la pareja formada por Jayawardene y Samaraweera, que juntos anotaron 437 carreras (octava marca de la historia en ese momento y actualmente la novena de siempre) y Sri Lanka acabó declarando tras el séptimo wicket con 644 carreras anotadas.

Pakistán respondió con la que sigue siendo la mejor actuación de su historia, 765 carreras y eso que declaró tras el sexto wicket. La hazaña pakistaní fue posible por las 313 carreras de Younis Khan, tercera mejor marca en la historia del país.

El Test, que acabó mediado el segundo turno de bateo de Sri Lanka, tuvo a tres jugadores con 200+ carreras (240 Jayawardene, 231 Samaraweera y 313 Khan), algo que solo se ha visto en otro partido, el Windies vs Australia en Barbados en 1965 con los oceánicos Lawry (210), Simpson (201) y el americano Nurse (201).

Windies vs Inglaterra (Barbados, 2009)

El Wisden Trophy es una competición que disputan las Indias Occidentales ante Inglaterra y que ganó por última vez el conglomerado de países americanos en 2009 gracias a la paliza del primer Test (triunfo por entrada y 23 carreras), porque los cuatro siguientes no pudieron terminar entre ellos el cuarto que fue donde ambos llegaron a 600 carreras.

Inglaterra clavó el marcador, 600 carreras exactas, y al llegar a ellas decidió declarar cuando aún tenía cuatro jugadores disponibles.

La respuesta de los Windies fue de 749 con un bateador disponible. Fue una pena que no disputaran toda la entrada porque casi seguro hubieran superado el récord de carreras contra Inglaterra que tienen ellos mismos con 751 desde 2004.

Sri Lanka vs India (Colombo, 2010)

Sri Lanka estuvo los dos primeros días bateando y pudieron ser más porque declaró tras el cuarto wicket cuando llevaba 642 carreras. Fue el segundo Test donde Sri Lanka anotó 642+ antes del quinto wicket (713 y tres wickets en Zimbabwe en 2004) y la segunda vez que India lo encajaba (653 y cuatro wickets en Inglaterra en 1990).

India, apoyada en las 203 carreras de su estrella Sachin Tendulkar, sí optó por completar la entrada y mejoró el registro ceilanés al lograr 707 carreras, la segunda mayor anotación de su historia tras las 726 conseguidas en Bombay ante la propia Sri Lanka (2009).

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados