Costa Rica

article title

Costa Rica y Brasil 2014, algo más que un sueño

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ángel ESPÍNOLA El paso de la selección de Costa Rica por el Mundial de Brasil 2014 no puede considerarse como un sueño cumplido. Y es que, teniendo en cuenta los antecedentes, pocos costarricenses, y mucho menos gente de fuera del país, podía imaginar ni en sus sueños más remotos la hazaña que conseguiría 'La Sele' en la cita mundialista. Nada más y nada menos que acabar el torneo en octava posición, invicta, recibiendo solo dos goles, y todo ellos tras enfrentarse a tres campeonas del mundo y a la vigente subcampeona. Un Mundial para la historia que nadie, ni el más optimista, podía creer solo unos meses antes del inicio del torneo.

Costa Rica llegaba como la "cenicienta" del grupo D, una selección desconocida, a la que algunos rivales ni siquiera sabían colocar en el mapa. Si bien, cuando en el minuto 54 del Costa Rica – Uruguay, la genialidad de un tal Joel Campbell servía para empatar el encuentro ante una de las favoritas al título, la percepción de muchas personas comenzó a cambiar.

Nacía así el sueño tico, el de un país humilde que tiene en su selección a todo un símbolo nacional y un ejemplo de progreso. La victoria final ante Uruguay centraba los focos sobre los hombres de Jorge Luis Pinto y ya comenzaban a avistarse las claves de su éxito posterior: solidaridad, humildad, trabajo, y, por supuesto, calidad.

Unos conceptos que siguieron funcionando, contra todo pronóstico, ante Italia. El equipo de Prandelli fue la segunda víctima de una Costa Rica que no terminaba de creérselo. Tras el final del partido en Recife, la tricolor consumaba el segundo pase a una ronda de octavos de final de un mundial en su historia. La fiesta estallaba en las calles de todo el país y el apelativo de "cenicienta" fue rápidamente sustituido por el de "revelación".

Hasta aquí podría haber alcanzado el sueño de muchos costarricenses, pero lo cierto es que aún quedaba más. Si en los primeros dos partidos, Joel Campbell, Bryan Ruiz o Yeltsin Tejeda habían sorprendido al mundo con su talento, ante Inglaterra comenzó a nacer la leyenda de Keylor Navas. El meta del Levante fue el principal artífice de que Costa Rica pasara de ronda como primera de grupo, emulando la hazaña de Gabelo Conejo, quién también jugó en España, en Italia 1990.

Si bien, Navas superaría solo unos días después todos los registros del futbol costarricense, metiendo a su país en la ronda de Cuartos de Final tras cuajar una gran actuación y parar un penalti en la tanda decisiva ante Grecia. Para entonces, la victoria de Costa Rica ya no sorprendía a nadie, y las camisetas de la selección ya se habían agotado en muchos países.

Siempre manteniendo un planteamiento táctico casi perfecto, y optimizando las ocasiones de gol, Costa Rica se puso de moda en el Mundo, ayudada también por la humanidad y la ilusión de sus jugadores, que en ningún momento sacaron los pies del plato.
 

De esta manera, en el partido de cuartos Costa Rica era la favorita para muchos aficionados y lo cierto es que los centroamericanos estuvieron a punto de refrendar la machada, llevando a Holanda a otra tanda de penaltis en la que esta vez no salieron victoriosos. No era una derrota para los ticos, era simplemente el final de un sueño que jamás nadie hubiera imaginado.

Tras este histórico torneo, a 'La Sele' le queda el reto de seguir progresando en el futuro, para demostrar que su paso por el olimpo del fútbol no fue fruto de la casualidad. Será una tarea difícil, más aún porque en el país se da por hecho que Pinto, el gran artífice del férreo sistema costarricense, recibirá ofertas de equipos con más caché. Y algunos jugadores claves (Bolaños, Umaña, Ruiz)  llegarían a una hipotética Copa del Mundo de 2018 entrados en años.

Si bien, pase lo que pase en el futuro, en Costa Rica seguirán viviendo de los grandes recuerdos que su selección les dejó en este Mundial de 2014. Una hazaña que sin duda va más allá de un sueño. El torneo en el que lo imposible comenzó a ser factible.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados