Se habla de:

eSports

article title

Corea del Sur y su tiranía en los eSports

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En cualquier deporte es habitual que haya un país dominante que, durante una época, acostumbre a ganar los torneos internacionales, saque a los mejores jugadores y organicen las competiciones de más renombre. El baloncesto americano con la NBA como bandera es el ejemplo más evidente. En deportes como el tenis de mesa (China), el rugby (Nueva Zelanda) o críquet (Australia) hay un equipo y unos jugadores que son una referencia para el resto, y en los eSports, como en cualquier otro deporte, existe un país que domina en prácticamente todos los videojuegos.

Corea del Sur es La Meca de los deportes electrónicos. De allí salen los equipos y jugadores más reconocidos. Si bien es cierto que hay videojuegos en los que no son los mejores (CS GO o Dota2), siempre han sido un equipo a temer si hablamos de mundiales o torneos por países. Regiones como Europa o Norte América pagan cifras millonarias para tener a jugadores coreanos en sus plantillas.

El Starcraft, juego de Blizzard de estrategia en tiempo real y uno de los primero juegos en evolucionar a eSport, ha sido completamente dominado desde su comienzo por Corea de Sur. Han ganado todos los torneos mundiales organizados por Intel con dos equipos en la final y tan solo en el último de ellos se ha podido ‘colar’ un finalista de otro país (Noruega). Otro ejemplo es el League of Legends. Se han disputado seis mundiales y en cuatro de ellos ha ganado un equipo surcoreano. El dato no se queda ahí, ya que en cinco de las seis finales ha habido un equipo de Corea del Sur, y en las dos últimas se enfrentaron dos conjuntos del país asiático. El primer mundial fue el único en el que no llegaron a la final ya que, simplemente, ni si quiera participaron.

Mucha gente se pregunta del porqué de este dominio. Lo primero que tenemos que considerar es que en Corea del Sur existe una cultura del videojuego distinta a la de casi cualquier otro país, tan solo comparable con otros gigantes asiáticos como Japón o China. Según la agencia de Contenidos Creativos de Corea, los videojuegos que nacen en el país representan un 20% de los ingresos del mercado mundial, solo superado por China. Si nos centramos exclusivamente en los eSports, Corea no tiene rival. Los PC Bangs (aquí conocidos como cibercafés) son un negocio muy habitual en las ciudades desde la década de los noventa. Esto supuso la creación de numerosos equipos y competiciones online.

El punto de inflexión fue el año 2000, cuando el estado decidió crear KeSPA (Korean eSport Association), la primera asociación estatal de deportes electrónicos en el mundo, acompañado de la primera emisión por televisión de una partida competitiva. Además del apoyo del gobierno, grandes empresas nacionales como Samsung o SK Telecom han apoyado el sector desde sus comienzos, lo que permitió una evolución mucho más rápida. Actualmente existen distintos canales de televisión donde poder ver competiciones de videojuegos. Estos ejemplos nos ayudan a entender los años de ventaja y desarrollo que les diferencian con los países occidentales, donde todavía los eSports están emergiendo. En España, sin ir más lejos, empresas como Movistar o Mediapro están apostando 17 años después de la explosión de los deportes electrónicos en Corea del Sur.

Otro aspecto que hay que se valora es la metodología de entrenamiento. Muchos expertos aseguran que, analizando el talento, hay grandes jugadores tanto en las ligas orientales como en las occidentales. Sin embargo, todos coinciden en que la gran diferencia es la macro estrategia, es decir, la capacidad de conocer el juego, controlar las partidas y reaccionar ante las distintas situaciones como equipo. No se trata de una cuestión de cantidad, ya que en Europa o Norte América los jugadores profesionales dedican muchísimas horas para mejorar tanto técnica como tácticamente, si no del aprovechamiento del entrenamiento.

Por último, hay que destacar la infraestructura y capacidad de la tecnología coreana. Las empresas y equipos relacionados con los eSports han apostado muy fuerte por un desarrollo de la competición en búsqueda de hacerla lo más atractiva posible. Para ello crearon servidores propios para los videojuegos con competición. Mientras más eficiente sea la tecnología, mejor para el jugador y el espectador.

Leer más: El lado oscuro de los eSports

En definitiva hay que tener en cuenta la evolución y las bases que sujetan los eSports de cada país. Son años de evolución los que tiene que avanzar occidente para llegar al nivel de países como Corea del Sur. Si es cierto que la apuesta que se está haciendo es realmente fuerte, con inversiones muy importantes y con la creación de organizaciones y federaciones de deportes electrónicos. Sin embargo, será muy difícil que en países como España se instale una cultura del videojuego tan arraigada.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR