Copa del Rey

article title

El circo sin escenario

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegamos al mes de febrero y, como en cada campaña, conocemos a los finalistas de la Copa del Rey. Desde el pitido final de la última semifinal, todos empezamos a vislumbrar cuál podría ser el estadio que acogiese la final de dicho torneo. Para ello, muchos valoran el aforo del estadio o la equidistancia entre ambas aficiones.

Esta temporada, Fútbol Club Barcelona y Deportivo Alavés serán los finalistas de la competición copera. Los culés llegan a la final por cuarto año consecutivo y los vitorianos disputarán su primera final de la Copa del Rey de toda su historia.

San Mamés, Santiago Bernabéu, Vicente Calderón y Camp Nou han sido los estadios que han sonado con más fuerza para acoger la final. La primera opción fue petición expresa del Alavés, pero queda descartada por la celebración del concierto de Guns ‘n’ Roses tres días después de la final. Tal y cómo ha afirmado el Athletic Club en su comunicado, Last Tour, empresa organizadora, ha solicitado por exigencias operativas acceder al estadio ocho días antes del evento.

La segunda opción también ha quedado descartada, el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, aseguró que durante esas fechas el estadio estaría en obras. Tal y como sucedió en 2012, cuando Barcelona y Athletic Club llegaron a la final, el club blanco declinó la propuesta de ceder su estadio para la final por el mismo motivo.

El Alavés celebra su histórico pase a la final de Copa | Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images

El templo del Atlético de Madrid parece la mejor opción por distancia y por capacidad en las gradas. Sin embargo, los colchoneros están en contra de esta opción debido al cambio de estadio de cara a la próxima campaña. El Vicente Calderón dejará paso al Wanda Metropolitano y sus aficionados prefieren que el último partido en el estadio lo juegue su equipo.

También existe la opción de que la sede de la final de la Copa del Rey sea el Camp Nou. En la temporada 2014-2015, el Barcelona también disputó la final en su feudo, aunque en aquella ocasión frente al Athletic Club.

Este debate nos lo podríamos ahorrar si se decidiese el estadio en el que debe jugarse la final antes de iniciar la competición. Otra solución sería disponer de una sede fija para acoger eventos de este calibre, tal y como sucede en la mayoría de ligas europeas.

QUIZ: ¿Reconoces todos estos estadios? 

En Inglaterra, desde el 1922, las finales de la FA Cup, Capital One Cup y Community Shield se disputan en Wembley –a excepción del período 2001 – 2006 que se hacía en Cardiff–. El Estadio Olímpico de Berlín acoge las finales de la DFB Pokal desde 1985. La final de la Coppa Italia, desde el 2008, se disputa en el Estadio Olímpico de Roma. Desde el 1997, el Stade de France acoge la final de la Copa de Francia –el Stade de Colombes y el Parc des Princes fueron la sede de la copa desde el 1925–.

El Manchester United levanta el último trofeo de la FA Cup en Wembley | Paul Gilham/Getty Images

La final de la KNVB Beker se juega en el Estadio de Kuip desde el 1989. El Estadio Nacional de Portugal acoge la final de la Taça da Portugal desde el 1984. Incluso Bélgica y Grecia tienen una sede fija: el Estadio Rey Balduino (desde el 1996) y el Estadio Olímpico de Atenas (desde el 2008), respectivamente.

Todas las eliminatorias de estas competiciones son directas, a partido único. La única excepción es la Copa de Bélgica, en la que los cuartos y las semifinales se disputan a doble partido.

El Atlético de Madrid ha dado un paso adelante y ya se ha puesto en contacto con la RFEF (Real Federación Española de Fútbol). Su intención es que su nuevo estadio, el Wanda Metropolitano, se convierta en sede fija para las próximas finales de la Copa del Rey.

La Liga española aboga por ser la mejor liga del mundo. De ser así, el sistema de competición de su copa estaría a la altura. La sede de la final debería estar estipulada antes de iniciar la competición a fin de evitar el circo mediático que se monta cada temporada. Además, España es el único país –a excepción de Bélgica– que disputa a doble partido la copa, hecho que priva al torneo de la emoción que caracteriza a las competiciones coperas de las mejores ligas europeas. Spain is different.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados