Fútbol inglés

article title

Convivir con Diego Costa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Diego Costa es uno de los mejores delanteros del mundo. Ha sido uno de los grandes artífices del inmaculado título de Premier League conquistado por el Chelsea esta temporada. Sus números están ahí: 20 goles en 35 partidos, la mayoría decisivos. Sin embargo, después de una intensa campaña, Antonio Conte decide no contar con él. Se lo dice, sin darle explicaciones. “Parece que he hecho una mala temporada”, decía el delantero blue en zona mixta tras el encuentro ante Colombia en la Nueva Condomina.

No, la temporada de Costa va en sintonía con las anteriores desde que se colocó en el escaparate de los grandes arietes continentales. El hispano-brasileño ha anotado 58 goles y dado 24 asistencias desde que llegó a Chelsea hace tres años. Se ganó a la afición de Stamford Bridge con una rapidez inusitada gracias a su indomable carácter sobre el terreno de juego. Ya sabemos cómo se las gasta el bueno de Costa.

Pero eso no gusta tanto a Conte, que desde el primer momento trató de ponerle en su sitio: “Debemos transformar toda esa energía que tiene en algo positivo en su juego”. Ya en enero diversos medios publicaron que existía una guerra abierta en el vestuario, creada por las presiones del preparador transalpino para que el delantero forzara estando tocado. Diego se ha jugado expulsiones en absurdas en diferentes ocasiones, pero por lo demás, por lo que se ve desde el otro lado, su temperamento ha estado relativamente controlado. Apenas ha afectado en el juego y los resultados del equipo. Su trabajo ha sido encomiable incluso en el aspecto defensivo, algo que aprecia mucho el técnico italiano.

Dicen que los polos iguales se repelen. Conte no es precisamente un ángel de la guarda. Su espíritu competitivo juega acorde con la pasión que muestra en cada partido. Técnico y jugador viven el fútbol con más revoluciones de lo normal, pero en lugar de tratar de convivir se ha buscado la solución más fácil. Romelu Lukaku, un ‘9’ de indudable prestigio y que ya conoce la casa, parece que casa mucho más con el tipo de comportamiento que espera Conte en sus futbolistas.

Si pensamos en el mejor ecosistema para Costa, el Atlético de Madrid es el primer equipo que nos viene a la cabeza. Pero el jugador de Lagarto ha descartado prácticamente su vuelta: “Es complicado estar cuatro o cinco meses sin jugar”. Sin su máximo pretendiente, con el cartel de hombre difícil colgado del cuello y con unos números más que discutibles en la selección española, las dudas sobre su probable destino aumentan cada día. Diego cumplirá 29 años en octubre y se encuentra ante, probablemente, la decisión más importante de su carrera.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados