Ciclismo

article title

Contador, un triunfo dominador

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Llegó como el gran favorito, prácticamente el único con opciones reales de triunfo antes del Giro de Italia, y sale de él como indiscutible vencedor tres semanas de mayo más tarde. Alberto Contador, líder desde la quinta etapa hasta el final, excepción hecha del día de su caída en Jesolo, ha sido el absolutamente justo vencedor de la Corsa Rosa.

Las cosas se le pusieron de cara enseguida, eso es cierto. Además de partir un peldaño por encima del resto por nivel, los únicos que podían plantearle batalla fueron claudicando poco a poco: la caída de Pozzovivo, la bandera blanca primero de Rigoberto Urán y luego de Richie Porte y su motorhome… El caos en las decisiones del Astana, con Aru y Landa hizo el resto.

Contador controló de la mejor manera posible la carrera en su propio beneficio. Un control absolutamente individual, puesto que su equipo desapareció prácticamente siempre en los momentos decisivos. El español supo aprovecharse de los errores de los equipos rivales y actuar en primera persona estrictamente cuando era necesario, pero siempre de manera efectiva. Más allá de su querencia por maximizar sus problemas y ponerse la venda antes de la herida -como con su lesión de hombro- pocos o ningún pero se puede poner al Giro de Contador.

 

Su adaptación en las etapas de media montaña; el golpe sobre la mesa en su mejor contrarreloj tras la sanción; el coraje que mostró en la ascensión brutal al Mortirolo para remontar su desventaja; su valentía en el excepcional ataque en Monte Ologno camino de Verbania; el control sobre Mikel Landa en Cervinia y la capacidad de sufrimiento tras el ataque del vasco y quedar desfondado en el Colle delle Finestre el penúltimo día. Todos los días del Giro tuvieron su historia, en todos Contador respondió a la perfección, según las circunstancias.

Y con su séptimo triunfo en una gran vuelta, noveno según él, segundo en el Giro de Italia, Contador sigue en el olimpo de los mejores ciclistas de la historia. De hecho, ya es, junto a Hinault, el único que ha repetido victoria en Tour, Giro y Vuelta. Y en un par de meses, tratará de convertirse en el primer ciclista desde Pantani e Indurain en los ’90 en vencer la Corsa Rosa y el Tour de Francia en el mismo año. Y en Francia, sus rivales Froome, Quintana y Nibali no le dejarán tanto margen como en Italia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados