Ciclismo

article title

Contador abandona, el Tour de cara para Nibali

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZ – Y el Tour perdió al segundo de sus favoritos. Tras el abandono de Chris Froome antes de iniciar los tramos de pavés el pasado miércoles, después de sufrir tres caídas, hoy cayó Alberto Contador. Una vez y definitiva. Finalizando el descenso a gran velocidad del Petit Ballon, segundo puerto del día, justo antes de inicar Platzerwasel, el ciclista español del Tinkoff se fue al suelo de manera dura. No se vio la imagen, pero con todo el cuerpo magullado, especialmente la rodilla, de la que manaba abundante sangre, parecía grave. Se volvió a subir a la bicicleta, ya con cuatro minutos perdidos, y su equipo le dejó seis compañeros para ayudar, pero poco más adelante se bajó definitivamente de la bicicleta.

Ajeno a todo esto, Tony Martin volvió a realizar una salvajada sobre la carretera, confirmándose como rey de los Vosgos. No contento con su exhibición ayer camino de Mulhouse, primero con De Marchi a su rueda, luego en solitario para conseguir el triunfo de etapa, la repitió hoy del mismo modo pero con fondo diverso. Tras los 155 kilómetros de ayer, condujo a Michal Kwiatkowski a la fuga y llegó a ponerle con cinco minutos de ventaja y líder virtual. Tras superar siete puertos de montaña, finalizó su trabajo al pie de Chevrères. Honor a la locomotora alemana, uno de los mejores ciclistas del pelotón.

En esa fuga también marchaba, junto a Voeckler, Riblon, Taaramae, Moinard o Visconti, el catalán Joaquím Rodríguez. El de Katusha, completamente apartado de la lucha por la general, ha centrado su objetivos de este Tour en algún triunfo de etapa y el maillot de la montaña. Del primero se quedó a un kilómetro en la Planche des Belles Filles, pero pudo subir ya al podio con el maillot de lunares rojos. Pasó en cabeza por cinco de los siete puertos programados, tres de ellos de 1ª categoría para comenzar a cimentar el triunfo en la prestigiosa clasificación secundaria de la carrera francesa.

En el pelotón, el local Tony Gallopin disfrutó de su maillot amarillo durante el día nacional de Francia hasta que le llegaron las fuerzas, es decir, hasta el penúltimo ascenso al durísimo y explosivo Col de Chevrères. Mientras, Astana junto al Movistar de Valverde y al Sky de Porte controló el pelotón y redujo la distancia poco a poco de la fuga, en la que solo sobrevivían en el encadenado final Kwiatkowki, Joaquím Rodríguez, Visconti y Moinard.

Tras el generoso trabajo de sus compañeros Fuglsang y Scarponi, el italiano Vincenzo Nibali volvió a tomar la responsabilidad, de nuevo con la tricolore en el pecho, y atacó a 2,5 kilómetros de meta. Con suma facilidad se deshizo del resto de favoritos, superó a Joaquím Rodríguez a falta de un kilómetros y lo superó a falta de medio para alzar los brazos en la meta de La Planche des Belles Filles. A 15 segundos llegó Thibaut Pinot y a una veintena, en este orden, Valverde, Peraud, Bardet, Van Garderen y Porte, que se perfilan como principales candidatos a asustar a Nibali y al podio en París. Más atrás, Mollema, Rui Costa, Frank Schlekc y Van den Broeck perdieron más de un minuto, Kwiatkowski más de dos tras su aventura y Talansky una decena, quedando definitivamente eliminado.

El merecido día de descanso llega con un panorama completamente diferente al que se preveía hace diez días unas horas antes del inicio de carrera en el Yorkshire inglés. Con los dos grandes favoritos fuera de competición, Nibali toma el mando de la carrera, de momento con autoridad, recuperando el maillot amarillo que vestía desde el segundo día. Y las opciones del podio se abren muchísimo, permitiendo entrar en el juego a más ciclistas de los que se podían esperar. Alpes y Pirineos para decidir tras unos Vosgos que han dejado tres días de ciclismo para recordar en la historia del Tour.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados