Tenis

article title

Cómo ser Feli(z) sobre la hierba

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

¿Cuál es el secreto de la felicidad? ¿Qué pasos hay que seguir para lograr la máxima plenitud en la vida? Quizás alguna día, en un futuro no muy lejano, alguna mente brillante descubra la susodicha fórmula. Sin embargo, hasta la fecha sólo podemos hacer elucubraciones y conjeturas de cómo sería alcanzar la felicidad absoluta, algo de lo que, con Feliciano López sobre una pista de hierba, estamos siendo partícipes en este 2017. Un hecho que ha quedado patente tras haber logrado Feli la victoria más importante de su carrera alzándose campeón en el torneo de Queen’s (Londres).

Porque llega la temporada de hierba y el tenista español despliega su mejor juego. Porque mientras que el gran elenco de jugadores de nuestro país, criados todos ellos sobre arcilla, disfruta de sus mejores momentos del curso en los torneos de tierra, Feli espera calmado, sosegado y sin hacer demasiado ruido a que llegue su turno. Porque sabe que el verde es su color y que la hierba es la superficie en la que puede hacerse grande.

Grande para asumir partidos importantes ante rivales de altura, grande para ser capaz de conectar uno de los mejores servicios del circuito y grande para poder cubrir toda una pista con ese clásico juego de saque y volea. Un estilo que pierde fuerza entre las nuevas generaciones pero que para Feli es fundamental cuando llega su momento favorito del año.

Una segunda juventud

Y es que, a sus 35 años, el jugador español parece estar disfrutando de una segunda juventud. Es ahora, después de dos décadas como tenista de élite, cuando Feli se está encontrando más a gusto sobre la pista. Ha sido en estos últimos cuatro o cinco años cuando el toledano ha cosechado más éxitos y, al mismo tiempo, cuando más ha disfrutado desplegando un mejor tenis que le ha permitido alcanzar importantes rondas e, incluso, finales.

Tanto es así que, en este 2017, ya se ha plantado en dos finales consecutivas – finalista en Stuttgart (frente a Lucas Pouille) y campeón en Queen’s (ante Marin Cilic) – que han hecho que los focos se centren en su figura (siempre con permiso del señor Roger Federer, quien también vive una segunda juventud). Sin embargo, el caso de Feli es peculiar, tanto como ‘El curioso caso de Benjamin Button’ en el que su protagonista rejuvenecía con los años. El español, de manera contraria a la naturaleza del ser humano y de los tenistas en particular, juega cada vez más y mejor y los títulos así lo reflejan.

El toledano saca más fuerte y con una colocación digna de estudio, juega más torneos y, además, lo hace en categoría individual y en dobles. Y eso no es todo porque, junto a ello, Feli ha sido capaz de reinventarse y mejorar su nivel de juego sacando a relucir golpes que llevábamos años echando en falta en su repertorio. Es el caso del revés liftado, el cual parecía haber desaparecido del catálogo de golpes del español pero que, sin embargo, en este 2017, ha recuperado.

Quizás siguen siendo perjudiciales sus intermitentes charlas con el box durante los partidos, especialmente cuando hay errores de por medio, pero lo que es evidente es que los años y la experiencia de tantas horas sobre la pista le han curtido y, en cierto modo, le han calmado, permitiéndole focalizar y centrar sus esfuerzos en el juego y no tanto en la verbalización de sus enfados. No hay duda de que Feli ha madurado y ha sido capaz, con los años, de cambiar su actitud. El puño en alto para celebrar puntos ganados ha sustituido, en infinidad de ocasiones, a aquellas quejas que dirigía al box y la capacidad de creer en que uno puede correr y llegar a cualquier bola ha dejado atrás al Feli más pasivo. Todo ello se refleja en el juego y, sobre todo, en sus números.

Wimbledon, en el punto de mira

Una oportunidad, por tanto, para mejorar los resultados obtenidos hasta ahora en el Grand Slam que mejor se adapta a su estilo de juego, Wimbledon. Un torneo al que Feli lleva 15 años acudiendo, de manera consecutiva, y en el que su mejor resultado fueron los cuartos de final alcanzados en la ediciones de 2005, 2008 y 2011.

Así pues, este año 2017, siendo el número 20 en la carrera de Feli, se presenta como la temporada clave en la trayectoria del español. La oportunidad perfecta para redondear dos décadas dedicadas a un deporte que le ha reportado grandes momentos que, sin duda, le habrán permitido rozar, en más de una ocasión, esa sensación de felicidad plena que todo ser humano desea alcanzar, al menos, una vez en la vida.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados