Se habla de:

Fútbol alemán

article title

¿Cómo seducir a Guardiola?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Si algo le sobra a Guardiola son la fama y los éxitos. Tras 7 años triunfando, su futuro está ahora en el aire. Por ello, algunos de los equipos más importantes tratan de seducirle: para lograrlo, eso sí, hará falta algo más que dinero; será necesario ofrecerle un proyecto atractivo, un reto, transmitirle apoyo/confianza, tener paciencia con él y ofrecerle cierta libertad para tomar según qué decisiones.

Tras conquistar España y Alemania, su próximo destino parece ser que, salvo sorpresa, será Inglaterra. Como no podía ser de otra manera, los mejores clubes se han puesto manos a la obra con tal de seducirle: con Chelsea y City el objetivo sería que extendiesen su dominio en Inglaterra a Europa; con el Arsenal, equipo que futbolísticamente es idóneo para el estilo del de Santpedor, sería ganar la Premier más de una década después, y con el United, sería pasar página a la época Ferguson.
 

 
Si Guardiola es fiel a su filosofía no se irá al que le pague más, sino al que le ofrezca el reto más interesante. En este sentido, la opción Arsenal gana enteros sobre el resto: los gunners despliegan un fútbol asociativo y llevan ya una sequía de 11 años en cuanto a títulos importantes. Convertir al equipo de Wenger en una referencia mundial puede ser un reto al alcance de muy pocos.

El proyecto también jugará un papel clave en su decisión. El club que le pretenda debe tener una idea clara de a dónde quiere ir y presentársela de forma atractiva, ya que solo así logrará captar su atención.

Por otro lado, otro aspecto a tener en cuenta será la libertad de la que disponga. Guardiola trabaja adecuadamente cuando se siente cómodo: por tanto, lo mejor es dejarle trabajar a su manera; es decir, dejarle que se arriesgue con gente joven, respetarle cuando decida prescindir de alguna estrella y  apoyarlo cuando pida alguien que considere que puede mejorar las prestaciones ofrecidas por el resto de la plantilla. En relación a la confianza, la paciencia también es capital: sin ir más lejos, con el Barça arrancó con 1 punto de 6 en Liga en su primera campaña y acabó cómo acabó, mientras que con el Bayern, pese a su buen papel a nivel nacional, ha sufrido dos duros golpes en las semifinales de la Liga de Campeones.
 

 
Guardiola es un ser inconformista, que siempre quiere más. Esta forma de ser le ha llevado a ser un referente en su profesión. En este sentido, irá dónde él desee porque así se lo ha ganado en los últimos años: 3 Ligas, 2 Bundesligas y 2 Ligas de Campeones destacan entre los 19 títulos que ha conseguido en sus 6 temporadas como entrenador. Vaya donde vaya, el espectáculo está asegurado.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados